SUPERHÉROES SIN ESPADAS -Reparando Alas Rotas – 01/06/2016

SUPERHÉROES SIN ESPADAS -Reparando Alas Rotas – 01/06/2016

Tú, ¿qué querías ser de mayor?

Yo nunca lo tuve claro. Quería ser tantas cosas que supongo que aquí sigo, reuniendo mi energía para lanzar algo nuevo cada etapa.

Quise ser pinche de cocina, pirata y artista. Pianista en mis ratos libres. Escritora (esto aún no pasó de fiebre). Acróbata y analista. Quise que todos los animales pasaran por mis manos y encontrar con emoción la cura de algo feo.

Hay algo que se aprende, se desaprende y, con suerte, se reaprende. Y me estoy refiriendo a tantear en la cuerda floja sabiendo que, de algún modo, siempre hay una red. Una red que no se teje ahí debajo, que en ocasiones nos aborda o nos desborda, pero que siempre nos acoge. La red que llevamos de serie cuando salimos del útero de nuestras madres y nos creemos capaces de todo y con derecho a cualquier cosa. Que al nacer gritamos para que se nos escuche, pedimos lo que necesitamos y nos cargan de amor hasta las tripas… Ay, qué memoria más volátil tenemos de aquello.

Por eso la importancia de las cosas bonitas. Por eso la necesidad de volver a ser un héroe. Tener superpoderes no tiene nada que ver con la fama: es una forma de estar en el mundo. Queriéndote mucho y, desde luego, queriendo a los demás. Aunque lo más curioso de todo es entender que el paso más difícil es el de tener el coraje de mirarse más allá del ombligo… Cuando uno se desatora ya desprende ese “algo bonito”, que automáticamente sella sólo lo de querer lo mejor para los demás.

Por cierto: que lo mejor para ambos no siempre es fácil. A veces supone alejamiento, cura, tiritas para las heridas y el deseo de que la otra persona cree su universo lejos del nuestro. Hay que saber escuchar los corazones de los demás, porque muchos sacan tajada de lo que no es, hubo ni habrá y tienden a ver maldad donde sencillamente no existe.

Tenedlo en cuenta a la hora de amar fuerte, bonito y bien.

 

Hoy tenemos un regalito. Viene de la mano de dos mujeres menudas y gigantes a la vez, que arrojan al mundo una capacidad innata para limpiar lo sucio e ir reparando cualquier cosa que te encuentren rota. Nekane, una de las alas de este proyecto, llegó a mi sonriendo… y aquí se ha quedado. Gracias a ella hoy tenemos una entrada al blog rellena de superpoderes, hechizos y magia. Un cuento con colorín colorado que nos han regalado para que forme parte del libro más molón de 2016: “Quiero que lo leas”.

 

SOMOS-RAR7

SUPERHÉROES SIN ESPADAS

Érase una vez, una historia muy real… De esas tan increíbles que uno al escucharlas vuelve a creer en la magia. Ésta es una de esas historias en las que todo es posible.

¿Nos acompañas?

 

Cuenta la leyenda que, en un lugar muy cercano, existen unos seres muy especiales que habitan en un reino donde aprenden superpoderes para luchar contra el malvado Leu, temido por héroes y villanos.

Me contaron que estos superhéroes no necesitan capa ni espada… pero libran la batalla más grande de sus vidas con un sonrisa muy afilada. Se dice que su color favorito es el naranja y que la palabra mágica que utilizan no es Abracadabra: ellos pronuncian la palabra Valentía y hacen magia, porque conocen que no hay mayor truco que creer en ella para hacerla realidad.

También me contaron que tienen superpoderes especiales. Ellos no vuelan ni matan dragones: hacen desaparecer el prefijo de lo IMposible y son capaces de sonreír en momentos difíciles.

Además, cuentan que tienen diferentes amuletos: una toalla mágica, para secarse el sudor de su gran esfuerzo y recordar que jamás hay que tirarla. Una caja con soldaditos de plomo; uno por cada persona que tienen a su lado para ayudarles en la batalla. Y un pañuelo de capitán para dejar claro a los piratas que aquí hemos venido a vivir.

Por eso, en su batalla siempre hay un lema: ‘Por mi y por todos mis compañeros… Y por mi primero‘. Y por decreto tienen reservado un derecho fundamental en momentos puntuales: el derecho al pataleo. En ese reino dicen que ese sonido sirve para ahuyentar todo lo malo en momentos límite.

Lo que diferencia a estos superhéroes del resto es que son reales, tienen problemas y a veces tienen miedo. Por eso, me contaron que debajo de la cama guardan una cajita de miedos: ahí van guardado uno a uno todos los momentos en los que le temblaron las piernas pero siguieron hacia adelante. Porque estos superhéroes saben que la valentía consiste en eso: en sentir miedo y a pesar de él avanzar hacia delante.

A diferencia de la mayoría, ellos saben disfrutar de las pequeñas cosas de la vida y vivir cada segundo al máximo porque saben que los finales felices no siempre están en este cuento. Por ello, estos superhéroes no tratan de salvar solo a la princesa del cuento: ellos son capaces de salvarse a sí mismos y así salvar al resto.

Los superhéroes se reconocen entre ellos. Los encontrarás donde jamás se bajan los brazos y siempre hay motivos para luchar y crecer… Allí donde huela a esperanza y la valentía brille con fuerza en todo momento.

… y colorín colorado, este cuento y sus superhéroes en nuestros corazones se han quedado.

 

 

 

· Reparando Alas Rotas ·
    Una manera especial 
de sanar heridas emocionales.


· Tienda de reparación emocional· 

   C/Juan Álvarez Mendizábal, 44
                 (Madrid)
Anuncios

LA LIBERTAD – Mar Montoro – 07/01/2016

LA LIBERTAD – Mar Montoro – 07/01/2016

La conocí hace eones… y siempre me gustó su nariz. Pequeña, curiosa, bonita, perfecta. Exactamente igual que ella. Me gustó también su actitud ante el mundo: redondeadamente sensual, fuerte como una roca. Sonriendo, siempre. A carcajadas, la mayoría de las veces. Aunque lo que me ató desde el inicio fue su nobleza.

Mar, “la Montoro” en mi casa, es de las que no se deja coger con la lazada. Lo salvaje es la vida sin contaminar, y creedme que tiene mucho lo primero y nada de polución en sus venas. Algun@s la conocéis por su faceta profesional. Yo tuve la suerte de que me la pusieran de amuleto en el camino. ¿Verdad que lo que da sentido a las relaciones es directamente proporcional a la facilidad de entenderse con una mirada? La suya es gatuna y abierta. La suya te invita a pasar. Porque hay miradas que seducen, pero otras, las más bonitas, te cogen de la mano para que ya nunca más te sientas solo…

Ha sido mi confidente, mi refugio. La que ponía la salvedad a las reglas que yo no quería que se cumplieran. Mis noches de desfase, pero también las de silencio. Ha ido a recalar a todos mis puntos de inflexión: los buenos y los regulares. Y así como un reloj suizo, ella tampoco me ha fallado nunca.

Mar.

Mi credo. Mi amiga. Mi hermana…

 

 

El texto de Mar Montoro no vendrá acompañado por la encuesta de votación, puesto que es una de las colaboradoras directas del libro “Un buen día lo tiene cualquiera”.

LA LIBERTAD
Cuando mi amiga Rocío me pidió unas palabras para este libro tan especial me planteé la inmensa responsabilidad que esto era y quise medir muy bien mis palabras para que lo que pueda aportar le sirva de ayuda a alguien.
Últimamente, lo que más me preocupa es la sensación de libertad y qué es realmente sentirse libre. Bueno, la verdad es que mi vida ha cambiado bastante desde que soy madre y esto me ha hecho replantearme lo que es realmente importante en la vida y lo que no…
Vivimos a mil por hora, enganchados a nuestros trabajos, obcecados en ser los mejores en todo, los más guapos, los que más dinero ganamos, los que llevamos el mejor coche, vivimos en la mejor zona… en definitiva, perdemos prácticamente todo el tiempo de nuestra vida tratando de ser “los más guays”
Y, ¿sabéis que? Esto no nos conduce a ninguna parte, salvo a agradar a los demás y desagradarnos cada vez más a nosotros mismos…
Una vez comprendamos esto, estaremos comenzando a andar el camino hacia la libertad individual…
Bien, así es… No hay que ser esclavos del trabajo, hay que utilizar los beneficios que el trabajo nos proporciona a favor nuestra y no en nuestra contra. ¿De qué sirve todo el dinero que ganas si no tienes tiempo para compartir tu vida con tus seres queridos? Hay que trabajar pero también hay que vivir, no lo olvides… No hay nada más maravilloso que poder dedicar el mayor tiempo posible a esas personas que amas. Serás más feliz, irás de mejor humor al trabajo y finalmente serás más libre.
Otro asunto que me preocupa, y además muchísimo, es la esclavitud que nos producen las redes sociales. Nos hemos acostumbrado a contar cada cosa que hacemos, minuto a minuto, en las dichosas redes…
Esto nos priva de la libertad de poder hacer, decir y decidir lo que nos da la gana cuando nos da la gana (si antes no lo hemos contado en la red y por supuesto con la pertinente foto), por que las redes sacan el ser narcisista que todos llevamos dentro. Sin hablar de lo fácil que es ser amigo de alguien a través de, por ejemplo, Facebook. Tienes en tu perfil a un montón de gente, algunos amigos de cuando eras pequeño y, ¿te has parado a pensar en si realmente son tus amigos? O… ¿son solo meros espectadores de lo que pasa en tu vida? ¿Cuántos de ellos te llaman de vez en cuando para saber que tal te van las cosas? Vale que igual no tengan tiempo para quedar pero… ¿Ni un miserable mensaje para saber si estás bien?
Plantéatelo: al final somos esclavos de nuestro propio ego.
Si quieres ser realmente feliz primero tienes que ser libre… Sí, sencillamente libre. Y para ello, desde YA, debes empezar a romper con todo aquello que no te permite hacer con tu vida, simplemente lo-que-te-venga-en-gana, sin tener que dar explicaciones a nadie.
Y recuerda: tu libertad termina donde empieza la de otro
.
Leyla-Ugarte-13-12-19-11-cop-e1425388386339