LUCHANDO – Daniel Méndez Ruano – 31/05/2016

LUCHANDO – Daniel Méndez Ruano – 31/05/2016

 

Un día llega.

Lo hace sutil, sin barreras… sin apenas percibirlo. Aunque después caiga a plomo sobre tus raíces.

Siempre he creído que lo que azota los cimientos lo hace con toda su buena intención. Para que recuperes lo que poco a poco te has ido dejando en el camino hacia lo que eres ahora. Porque nos convertimos en algo que no está hecho tan a medida como lo que el destino nos tenía preparados. Por eso la vida nos pone pruebas: a nosotros y a quienes comparten el aire que respiramos.

Enfermedad tiene diez letras. Pero muchas palabras que le atamos a conciencia… ninguna agradable, por cierto. Ante ella, no sabemos muy bien cuál será el resultado. El peor de los casos siempre cuelga del horizonte, pero no es cuestión de quedarnos colgados con él. Nos merecemos algo nuevo. Tanto si nos pone de combate en la primera línea de choque como si nos reubica la escala de valores, los días de enfermedad tienen que ser para estar. Estar aquí,… y de una vez por todas. Que cada bocanada que llega a los alveolos no sea sólo aire que respiras. Que sea más. O que sea TODO. Que te amase los malos pensamientos y tires por la borda los “debería” que has mascado tantos años.

También suceden milagros. Y no me refiero sólo a la cura. A veces hay milagros de conciencia. Uno sabe que el resultado será igual, pero no se escama la piel ni se apolilla para compadecerse, quieto y dependiente.

Uno de esos milagros es quien hoy a escrito esta entrada. Se llama Daniel. Ha luchado. Ha vencido. Y hoy escribe para todos aquellos que también quieren hacerlo. Lo de luchar y vencer.

Vivamos a por todas. Y votemos de igual modo. Gracias Daniel, que a mí y también sin esperarlo me has tocado hondo… al fondo, directo a las entrañas.

 

 

Aquí tienes mi aportación, mi historia. Una historia tan real como sincera, cargada de muchísima fuerza y ánimo de tirar para adelante. Resumida, sin profundizar ni resaltar lo menos bueno que, con 29 años, un cáncer te puede aportar. Donde mi circunstancia es la de muchas personas. Que no seré el primero y me alegraría no ser el ultimo que la supere: juntos lo haremos, juntos los hacemos . Por eso te escribo, porque estoy convencido de que en muchísimas ocasiones nuestros objetivos no se cumplen por falta de actitud positiva y falta de motivación. Por eso no nos podemos rendir ante cualquier circunstancia. Cuando estaba con la enfermedad, mucha gente me insistía en mi fuerza y en mi estado de ánimo. Yo no le daba importancia, creía que todo el mundo en mi misma situación actuaría igual. Pero no es así: por eso comparto mi historia. Por la necesidad de luchar con entusiasmo para alcanzar nuestros objetivos.

 

 

LUCHANDO. RIGUROSAMENTE PERFECTO.

 

Enero 2010. ¿Qué te pasa Dani? No sé, algo no pinta bien. Intenta descansar, aún queda guardia.

Duermo pensando en mi familia, mi chica, los planes para el día de Reyes, el partido de mi equipo, mi moto. Ven por aquí Dani. ¿Y el resultado cuál ha sido? Es un tumor en el colon. ¿Qué hay que hacer? ¿Cómo se cura? Dime, ¿cómo será el tratamiento? Cirugía y quimioterapia, cortaremos la parte dañada y uniremos. 8 sesiones de quimioterapia. ¿Cuándo empezamos? En verano quiero volver a trabajar en la piscina y a mis guardias, me apetece montar en moto. ¿Dolerá? No, será molesto y duro. ¿Perderé el pelo? Es posible, pero volverá a su estado normal. ¿Podré hacer deporte? ¿Ir a la piscina? Sí, pero tendrás limitaciones. De acuerdo. Se lo explicamos a tus padres. Sí, pero yo estoy delante. ¿Te podré preguntar lo que quiera y cuando quiera? Sí, no lo dudes. ¿Pues, a qué esperamos? Empecemos cuanto antes.

2011. Hemos visto unas manchas en el hígado. Si pude con el colon, podré con el hígado. ¿Cómo actuaremos ahora? Operamos y quimioterapia, esta será distinta. Hoy no puedo quedar, tengo ciclo, tú pones la hora para vernos mañana y merendamos juntos. Dani, ¿te cansas? No, sólo tengo mucha hambre y picor en la cara. En 21 días nos vemos.

2012. Hemos empezado perdiendo el partido 3-0, la diferencia es grande, pero daremos la vuelta al resultado, ganaremos. Este hospital es distinto. A la tercera va la vencida. ¿Qué tal estas? Recuerdo muchas cosas, han pasado muchas cosas. No Dani, eso no es cierto, has estado mucho tiempo sedado, y tu realidad no es la realidad. Volvemos a casa, recta final, sólo 6 meses, sólo 8 ciclos de quimioterapia, sólo quedan muchas pastillas.

Pasa el tiempo, trabaja, monta en moto, está casado, ríe y tiene una niña pequeña. Cuando le ven le preguntan: ¿Qué tal de lo tuyo? ¿Lo mío? Lo mío se llama libre de enfermedad y rigurosamente perfecto. Fuiste muy valiente, ¿cómo lo hiciste? Viviendo, mirando hacia delante, de la mano de mi familia, mi chica, mis amigos y mi música, teniendo la seguridad de vencer, creyendo en mí, persistiendo en el esfuerzo con actitud positiva y buen humor, para relativizar y tomar distancia ante las adversidades, disfrutando de todo lo que me rodea, contando mi historia. Con entusiasmo. Sin vergüenza. Sin miedo. Luchando, luchando, luchando.

Finales 2015. De todo aquello, quedan las revisiones semestrales, las anécdotas, una gran cicatriz en el pecho, una calva, pero sobre todo, y lo que nunca acabará, siguen las ganas de disfrutar, de reír, de cantar bajo la lluvia y saltar en los charcos, ver crecer a su hija de la mano de su chica. Aunque no pudo controlar las circunstancias, siempre fue responsable de su actitud, porque sólo los que tienen una potente actitud positiva ante la vida, consiguen superar momentos muy complejos y alcanzar metas muy especiales. Sin actitud positiva, no hay futuro.

 

JOTA2006

Anuncios

ME BASTA CON SABER – Elena Almirall – 26/05/2016

ME BASTA CON SABER – Elena Almirall – 26/05/2016

Crecer es animarse a indagar también en el otro…

 

Elena y yo tuvimos un encuentro, después un desencuentro (pequeñito), un reencuentro y, finalmente, una historia. Una historia de amistad, lejana en distancia pero linda en cariño.

Sus letras las descubrí por casualidad. Supongo que hace bastante, porque ya no recuerdo cuándo. Desde ellas nació hacia mí una especie de cordel, algo que me ató definitivamente a la calidez con que ella despachaba su forma de entender el mundo.

Hace no mucho publicó su libro. Lo había tenido entre bambalinas para que la función finalmente fuera perfecta. Y cuando abrió el telón, un ejemplar llegó a mis manos. Lo aplaudí puesta de pie en mi propio patio de butacas. Se me hizo de noche sentada en el sillón que en ese momento reservaba para mis ratitos de lectura.

 

Y hoy… me regala esto. Un gesto sencillo, un “menos es más”. Un “stop”. Un “vamos a hacerlo despacito”.  Si esto no es gloria… mucho me temo que está tan cerca que podría decirse prácticamente al lado.

 

Así que léela ahora… pero sacando tu “slow”.

 

[NOTA: Elena ha cedido voluntariamente su texto y está fuera de concurso. Es una de las aportaciones “extra” a “Quiero que lo leas”]

 

¿Por qué este texto?

Sencillamente porque a veces me olvido de que todo es mucho más fácil. Porque a veces no me acuerdo de que todo es posible. Y porque a veces creo que no tengo elección. Por eso este texto. Porque quiero recordar que las únicas cosas que en realidad me hacen falta son las del día a día, las pequeñas, las que tengo a mano, las que no pueden comprarse, las que nacen en el corazón y vuelven al corazón. Por eso. Sólo por eso. ❤

 

Elena Almirall

ME BASTA

Me basta con saber que hay cosas que existen.

El árbol de mi calle existe.

Las nubes, la lluvia y el sol también existen.

El mar, la montaña y el cielo existen.

Los animales, los vegetales y las piedras existen.

 

Me basta con saber que hay cosas que son ciertas.

La mañana es cierta. Y la tarde.

E incluso la noche también es cierta.

Las sonrisas son ciertas.

La familia es cierta.

Tener un amigo es cierto.

La alegría, la felicidad y, por supuesto el amor, son ciertos.

 

Me basta con saber que hay elección.

Que puedo reír en vez de llorar.

Que puedo cantar en vez de reprochar.

Que puedo perdonar en vez de condenar.

Que puedo unir en vez de separar.

Que puedo amar en vez de odiar.

 

Me basta con saber que aquí y ahora

todo es posible.

Todo.

Y con eso…

Me basta.

 

 

 

 

*****

Te he echado de más…

Te he echado de más…

En X, a 22 de Mayo de 2016

 

 

Te he echado de más…

He doblado el espinazo y las raíces. He tirado la moral por la borda. He matado los gusanos que asaltaban mi tripa. Y he tanteado el qué dirán.

Te he echado de más…

He mutado las opciones. He visto desde atrás por qué ahora ya no estoy delante. He sacado la lengua a los que olvidaron el lenguaje. Y he acelerado el imán.

Te he echado de más.

He recogido lo que era mío. He desandado el camino. He llevado alta la cabeza, la música, las letras que dije que nunca iba a soltar. Y he quitado el celofán.

Te he echado de más.

He llorado demasiado. He retorcido las palabras. He construido mi marca. Y ahora… vuelvo a probar.

 

Te he echado de más… porque yo he estado de menos.

 

Pero todo eso cambia en cuanto a ti y a mi nos dé por la conquista.

Otra vez.

Hoy.

Ahora.

Ya.

 

Para qué mañana…

echando-de-menos-1

 

 

 

 

 

 

[Imagen vía http://www.loslabiosdevaleria.wordpress.com]

TIC TAC – Yolanda Cou – 29/01/2016

TIC TAC – Yolanda Cou – 29/01/2016

Y cuánto no se podrá hacer con la imaginación…

Y qué no se resolverá cuando las ideas te lanzan al vacío.

Y dónde se pasearán las vacas flacas en los días de lluvia.

Y cuándo se apreciarán los resultados de las decisiones correctas… y también las incorrectas.

Y para qué se alzarán las llagas en las manos que parecían curadas de espanto.

Quizás las neuras nos llevan finalmente a un camino. Y el caos que nos despellejaba vivos termina por arrastrarnos, sin presión, al método que desde siempre nos había estado esperando. Porque siempre hay treguas donde queramos escucharlas. Y sientan bien… muy bien.

 

El TIC TAC de Yolanda es pequeño, intenso, certero. Sólo toca votar.

 

Tic, tac… que casi no llego… he aquí mi texto “Tic, tac” y una breve exposición de quién es la persona que hay detrás. El texto, escrito en primera persona,  no es más que la expresión de un sentir, el del cansancio de un reloj que marca mi vida. Cansada de mucho, ya solo hay un deseo, disfrutar de lo que pueda quedar porque la vida ni es corta ni es larga, tan sólo tiene giros inesperados. Espero que os guste.

Yolanda 
Docente de Educación Primaria
 

Nos vemos en el camino…

 

 

TIC TAC

Mi reflejo en el espejo dice que me conoce de vista. Reconozco que apenas le he dado tiempo a conocerme, pero últimamente le miro más, a ver qué opina. El tiempo ha pasado rápido y ya empiezo a ver sus estragos en mi piel, y creo que mirando hacia atrás, he corrido mucho y no me había enterado de ello.

Soy adicta al chocolate, al olor del café recién hecho y al rocío de las mañanas, que me recuerda a mi infancia cuando los fines de semana nos íbamos al “monte, montero” bien tempranito y nos gustaba mojarnos las botas con el rocío de las plantas.

Soy y no soy, pero lo que sí soy, es alguien que disfruta con los sueños y aunque a veces me encanta seguir el camino de las baldosas amarillas, junto mis zapatillas, y en tres golpecitos, vuelvo a casa.

 

JAMÁS PONGAS LÍMITES A TUS SUEÑOS – Álvaro Prieto – 27/01/2016

JAMÁS PONGAS LÍMITES A TUS SUEÑOS – Álvaro Prieto – 27/01/2016

Un poco de autobiografía.

Cuando era pequeña siempre me llamaban la atención las imperfecciones. Quizás porque en ellas yo veía justo lo contrario. Los peros, las muecas. Los abrigos deshilachados, las manchas de humedad en la pared. Las citas a las que se llega tarde. El exceso de sal en la comida. Las uñas partidas. Las narices aguileñas. Las marcas de guerra en la piel…

Me gustaban precisamente porque, fuera del “bonitismo”, tenían algo que las hacía peculiares: tenían historia. El abrigo enganchado minutos antes con el anillo de casada de su mujer al cogerla de la cintura para sellarle los buenos días con un beso. La bañera llena de pasión y la pequeña grieta por la que explosivamente también cayeron los gemidos. La mamá que perdió el tren de las nueve por 10 minutos más con su hijo, haciendo esperar al agente inmobiliario que gestionaba su casa embargada.

Los hay que manejan con arte la ilusión de hacerlo todo lustroso, agradable a la vista. Y luego estamos quienes nos “manchamos” pero sin ganas de limpiar, porque no es suciedad lo que se nos pega entre las manos, sino la sensación caótica de la que vienen cargados los sueños. Y soñar, lo que se dice soñar, es lo que finalmente da movimiento al mundo.

En un miércoles como hoy, podemos soñar con Álvaro. Y votarle. 

 

 

Mi nombre es Álvaro y desde mi admiración más sincera a quienes dominan el arte de la escritura, he decidido compartir algo que escribí hace poco más de un año. Mi humilde aportación a la cual, ¡tintes positivos no le faltan! No acostumbro a escribir mucho pero si lo hago,  ¡es para escribir algo que levante el ánimo!

*La foto es de uno de mis lugares favoritos; uno que he visitado cuatro veces en poco más de un año y al que siempre sueño con volver. =)

 

 

JAMÁS PONGAS LÍMITES A TUS SUEÑOS

(Y, por supuesto, ¡nunca dejes de soñar…!)

 

 

Esas veces en que de forma inconsciente nos dejamos llevar, permaneciendo con la mirada fija donde a simple vista pudiera no haber nada y sin embargo, lo hay… ¡Claro que lo hay!

Es el reflejo de aquello que tanto significa y que jamás sería posible sin la ilusión, el sentimiento, la esperanza… Invisibles a los ojos, son parte fundamental de nuestro interior y nuestros sueños. Sensaciones que, no sólo marcan el rumbo hacia aquello que anhelamos, sino que serán fieles compañeros de viaje.

El conmovedor viaje hasta alcanzar un sueño. Un desafío que se ha de afrontar consciente de las dificultades pero desde la tranquilidad, con el impulso de incautas ilusiones y mucha perseverancia. Ningún esfuerzo será en vano y sólo desde el corazón seremos capaces de luchar por nuestros sueños…

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
OLYMPUS DIGITAL CAMERA

ALGO DIFERENTE – Eva Terrado – 26/01/2016

ALGO DIFERENTE – Eva Terrado – 26/01/2016

Eva.

La primera mujer. La definitiva. La que llegó a mi vida sin pecado y con una sonrisa que paralizaba el mundo. Con Eva, aquella frase de Kalo… “yo te cielo”, cobra un inmenso poder. Tan inmenso a veces que desemboca al sinsentido más caótico y hermoso que jamás hayáis podido imaginar.

Hay seres amantes de vida: que abren los ojos y se sienten nativos de un mundo donde otros aportan guerras y locuras de remate. Sin embargo, ella destila todo ese horror y saca confeti con brillo. Eva habla y la Antártida vuelve a ser virgen. Eva escribe y la tierra es fértil. Eva sonríe y vibran todas las cadenas de ADN.

Porque Eva se define en unas letras. Las que respira y expulsa hacia afuera en un trabajo de fotosíntesis brutal. ¿Sabéis de ese amor que se puede decir con los ojos? ¿Sabéis de esa fraternidad fuera de límite que se alimenta sola? Si sabéis, entonces percibiréis que yo a Eva la amo. Con ese amor que siempre va más allá y también más acá, que une los hilos y filamentos de todo lo que existe. Como la primera mujer. Como la definitiva.

Votad. ¡¡Y amad a todo trapo!!

 

 

El universo ha querido que colabore. No es que yo no quisiera, pero no soy de escribir…, no suelo tener la inspiración necesaria para hacerlo.
Espero que sirva y, sobre todo, ayude.
Mil millones de infinitas  G  r  a  c  i  a  s
 ALGO DIFERENTE
 
No tengo nada nuevo, nada que no se haya dicho a lo largo de la vida. Pero tengo ganas… muchas ganas de muchas cosas: de vivir, disfrutar, compartir, de querer…
Creo que cada día que pasa tenemos la capacidad y posibilidad de experimentar algo tan distinto del resto de los días que, aunque lo llamemos rutina, nunca lo es. No hay dos personas iguales. Y tampoco hay dos momentos gemelos.
Por eso, una de las cosas mas importantes que una persona (considero) nunca debe dejar de hacer es atreverse, dejando atrás miedos o inseguridades. Porque nunca sabes qué está por venir o qué hubiera sido si. Lo que tenga que ser será, sí, pero tu tienes que poner de tu parte para que algo, si es que lo quieres, suceda.
Hay varios tipos de cambios a lo largo de un día, un mes… y muchos mas si hablamos de duraciones anuales. Cambios físicos, personales, profesionales.
La vida es un continuo cambio, todos lo sabemos, pero muchas veces no somos conscientes de esos cambios hasta que alguien te lo hace saber, te lo enseña y te lo demuestra.
Aceptar un cambio no es fácil, y menos adaptarse a él. Somos seres acostumbrados a una rutina y los cambios nos asustan; no es malo, pero tampoco nos gusta puesto que nos supone un esfuerzo mental y anímico. La rutina muchas veces nos convierte en seres tan monótonos que podemos acabar aburridos.
Por suerte no estamos solos, nunca lo estamos. Aunque te escondas del mundo, siempre hay alguien a tu lado, alguien que te lleva en su pensamiento y eso nos da fuerza para seguir y afrontar cambios, o atreverse a dar un paso hacia algo nuevo, algo diferente.
Me encantan las personas, las de siempre y las que vienen. Hasta me gustan las personas que se que están por llegar, aunque todavía no sepa quiénes son o qué me aportaran en mi vida. Si crees en el destino y en lo bueno que éste te va a traer, ¿no tienes ganas de que llegue ya ese cambio? ¿No te apetece atreverte a vivir el resto de tu vida y encontrar lo nuevo que el futuro te tiene guardado?
Disfruta el hoy, el ahora, e intenta hacer siempre algo nuevo. Algo que haga este día especial y te sientas orgulloso de como has vivido TU día, porque has conseguido hacerlo tuyo y sentirte feliz.

MIS VIAJES AL PASADO – Marta Serrano Martín – 11/01/2016

MIS VIAJES AL PASADO – Marta Serrano Martín – 11/01/2016

El aire se mece… el agua riega… la lluvia cae… las nubes se dejan llevar..

Y entre ellas sólo hay paz.

Es curioso entender que todo en la naturaleza viaja. Cambian… de algún modo. Incluso los árboles, conforme sus copas y sus raíces crecen, pueden nutrirse de algo nuevo cada día.

Sin embargo, nosotros, que tenemos la misma opción y la misma pasión, vivimos retenidos. No dejamos a nuestras pupilas crecer y maravillarse. Nos espanta que más allá no haya nada que pueda darnos lo inmediato que buscamos a todas horas. Cuando lo más fácil sería esperar tranquilamente lo de siempre. Lo que nunca se fue y ahí ha estado: mirándonos fijamente mientras nosotros pasábamos de largo. Viajar es hacerlo también hacia adentro, para suministrarnos calma, para amortiguar las deshoras que nos tienen en vela y las que marchitamos trabajando como mecanos.

Por ser lunes… viajemos. Dejémonos llevar por las palabras de Marta. Quién sabe si al hacer las maletas así no nos encontremos sin las ganas de vuelta. Descubrid el camino y después, votad.

 

 

Soy Marta Serrano, una mallorquina de 21 años perdida en Madrid. Me encanta reír y ver la vida de una manera positivo, pero lo que más me gusta es comunicar, comunicar con palabras, con dibujos o con fotografías, pero comunicar. Yo ya he comunicado, ahora te toca a ti saborear mi texto.
MIS VIAJES AL PASADO

A veces me da por mirar al pasado y en él veo muchos buenos momentos, historias y recuerdos que siguen en mi mente en intactas fotografías de felicidad, ilusión, emoción y alegría. Pero, a veces, en este viaje al pasado también me sorprenden pinchazos de dolor: pequeños momentos de mi vida en los que me sentí sola, que no era lo suficiente fuerte, últimos ratos con personas a las que querías… y, por último, me sacuden momentos de arrepentimiento. ¿Por qué hice aquello? ¿Por qué no elegí el otro camino? Todo esto sucede en un par de segundos que dedicas a mirar atrás o, en los días que tienes más ratos libres, pueden llegar a ser hasta largos minutos, tumbada en la cama y viendo tu vida en una especie de película.

Pero hoy estamos aquí, con una gran parte de mis sueños cumplidos y con un nuevo sueño  o meta cada día por delante. Proyectos y aventuras que hacen que la vida sea cada día más emocionante, más esperada, más luminosa y mejor. Todo lo que tengo y todo aquello que no tengo no sería así de haber actuado de manera diferente en el pasado. Pero es imposible no echar la vista atrás y no imaginar qué hubiese sido de aquello si hubieses tomado esa decisión, o qué hubiese pasado si hubieses seguido con una relación que no querías, o si siguieras teniendo a tu lado a aquella amiga que dijiste adiós.

Es irremediable no pensar en consecuencias distintas, pero todas las decisiones que hemos tomado a lo largo de nuestra vida han sido por algo, porque nuestro yo más profundo nos hizo elegir ese camino. ¿Y quiénes somos nosotros para decir que se equivocó? Puede que fuesen elecciones fruto de la inexperiencia que nos aportaron experiencia, decisiones provenidas de la rabia o el dolor que nos enseñaron a calmarnos y ser más fuertes, o puede que incluso fuesen decisiones marcadas por el miedo que nos enseñaron a ser más valientes.

Todo lo que me enseñan y me aportan esos viajecillos a lo que un día viví es a que hay que disfrutar el hoy, disfrutar de todos los momentos, no tener miedo a tomar decisiones, luchar por nuestros sueños, avanzar por nuestras metas y reír, reír mucho, a carcajadas si es posible. También amar, querer, sentir y decirlo. Porque un día, cuando volvamos a recordar lo que ahora es nuestro presente, lo que más sonará y brillará serán todos esos momentos de felicidad que hoy tenemos.

12185554_10207218087828782_1690292902915645461_o