¡QUE SE LEA! – Conchi Rodríguez – 06/06/2016

¡QUE SE LEA! – Conchi Rodríguez – 06/06/2016

Fíjate en la fecha de hoy: 06/06/16

Me parece exquisita… Por días como el de hoy, merece la alegría (nunca la pena) poner un pie en la calle y en movimiento tus caderas, dando un paso detrás de otro.

Sin embargo, los lunes van cargados de mucha densidad. Admite que estigmatizar los días tiene una consecuencia terrible: tendemos a desaprovecharlos. Y no creo que en tu saco de minutos por vivir te queden tantos como al principio…

Por esa misma razón, hoy hay que sacar la artillería pesada y sacar a la luz una entrada vital. Esa en la que se hable de lo atemporal y lo que se puede hacer en ese limbo donde no cuentan los segundos. Yo respondo con un sí a la pregunta que Conchi lanza al final de su presentación. El sí más brillante que hayas escuchado nunca.

Porque sólo con esa idea en la cabeza los días que no son tan abiertos al negocio de la alegría pueden ser más llevaderos. Y los que se abonan al buen rollo, convertirse en incondicionales.

Votad la alegría de Conchi. Yo ya lo hice. 😉

 

 

Me llamo Conchi Rodríguez Carrillo. Hace poquito tiempo, cuando volví a nacer gracias a los libros, las palabras llegaban a mí con un poder mágico. Y así es, ¡lo tienen!,  tanto para quien las escribe como para quien las lee. !Mis padres me hablan del arma de doble filo desde pequeña!

La música forma una parte esencial en mi vida, es de los placeres infinitos que transforman mis instantes en el día a día; y las palabras comenzaron siendo mi medicina. Ahora soy adicta a toda esa magia que condensa tanto amor, tanto significado, que el único sentido que encuentro es que leer es de las cosas más importantes de mi vida.
Hay personas que no leen y no por no saber, sino por estar atrapados en las redes de la ignorancia, esa enfermedad sí tiene cura y está al alcance de casi todos.
Sin más, porque me enrollo como una persiana, listo para leerse, un mini texto dedicado al proyecto Unoentrecienmil, cuyos fondos van destinados a un proyecto anual de investigación para la cura de la leucemia infantil. Sí podemos ayudar, mucho. Y más que poder, debemos contagiar felicidad: a través de imágenes, de palabras, de ejemplos que enseñen, gracias a la energía que se trasmite cuando hay una sincera buena onda.
¿Y SI PONEMOS DE MODA ILIMITADA LA FELICIDAD?

¡QUÉ SE LEA!

 

Tú lees, él/ella lee, nosotros/as leemos, vosotros/as leéis, ellos/as leen.

Yo paso la vista por los signos de una palabra o texto escrito para interpretarlos mentalmente o traducirlos en sonidos.

AMO LEER.

Quiero que lo leas;

Hablarle a tus sentidos y que permanezcan despiertos.

Quiero que me leas;

Si las palabras tienen poder y salen del mismo corazón, estoy segura que van directas al tuyo.

Quiero que te lean;

Porque como dijo aquel genio, esta vida es un sueño, y los sueños, sueños son.

Quiero que les leas;

Porque son CORAJE, ponen siempre el corazón por delante.

Porque son VALENTÍA, un día se apoyaron en hombros de gigantes.

Porque son AMOR. Y en el AMOR todo es posible.

Quiero que nos lean;

Los silencios esconden en su profundidad, palabras en exceso que deben ser leídas con el idioma del corazón, lo esencial sólo puede verse así, es invisible a los ojos.

Quiero que os lean;

Con la pura intención de cambiar un pensamiento, y así, cambiar el rumbo de una vida. De muchas vidas.

Quiero que ellos lean;

No porque sí, más bien para que su luz brille con más fuerza e ilumine el camino a otros.

Quiero leer el más grande idioma de este mundo:

SU SONRISA.

SUS SONRISAS.

IMG_8441

 

 

 

 

 

[NOTA: ©Si eres el autor de esta imagen y quieres que la descuelgue, contacta conmigo].

Anuncios

ME BASTA CON SABER – Elena Almirall – 26/05/2016

ME BASTA CON SABER – Elena Almirall – 26/05/2016

Crecer es animarse a indagar también en el otro…

 

Elena y yo tuvimos un encuentro, después un desencuentro (pequeñito), un reencuentro y, finalmente, una historia. Una historia de amistad, lejana en distancia pero linda en cariño.

Sus letras las descubrí por casualidad. Supongo que hace bastante, porque ya no recuerdo cuándo. Desde ellas nació hacia mí una especie de cordel, algo que me ató definitivamente a la calidez con que ella despachaba su forma de entender el mundo.

Hace no mucho publicó su libro. Lo había tenido entre bambalinas para que la función finalmente fuera perfecta. Y cuando abrió el telón, un ejemplar llegó a mis manos. Lo aplaudí puesta de pie en mi propio patio de butacas. Se me hizo de noche sentada en el sillón que en ese momento reservaba para mis ratitos de lectura.

 

Y hoy… me regala esto. Un gesto sencillo, un “menos es más”. Un “stop”. Un “vamos a hacerlo despacito”.  Si esto no es gloria… mucho me temo que está tan cerca que podría decirse prácticamente al lado.

 

Así que léela ahora… pero sacando tu “slow”.

 

[NOTA: Elena ha cedido voluntariamente su texto y está fuera de concurso. Es una de las aportaciones “extra” a “Quiero que lo leas”]

 

¿Por qué este texto?

Sencillamente porque a veces me olvido de que todo es mucho más fácil. Porque a veces no me acuerdo de que todo es posible. Y porque a veces creo que no tengo elección. Por eso este texto. Porque quiero recordar que las únicas cosas que en realidad me hacen falta son las del día a día, las pequeñas, las que tengo a mano, las que no pueden comprarse, las que nacen en el corazón y vuelven al corazón. Por eso. Sólo por eso. ❤

 

Elena Almirall

ME BASTA

Me basta con saber que hay cosas que existen.

El árbol de mi calle existe.

Las nubes, la lluvia y el sol también existen.

El mar, la montaña y el cielo existen.

Los animales, los vegetales y las piedras existen.

 

Me basta con saber que hay cosas que son ciertas.

La mañana es cierta. Y la tarde.

E incluso la noche también es cierta.

Las sonrisas son ciertas.

La familia es cierta.

Tener un amigo es cierto.

La alegría, la felicidad y, por supuesto el amor, son ciertos.

 

Me basta con saber que hay elección.

Que puedo reír en vez de llorar.

Que puedo cantar en vez de reprochar.

Que puedo perdonar en vez de condenar.

Que puedo unir en vez de separar.

Que puedo amar en vez de odiar.

 

Me basta con saber que aquí y ahora

todo es posible.

Todo.

Y con eso…

Me basta.

 

 

 

 

*****

EL BÁLSAMO DE UN RECUERDO – Javier Belda – 16/12/2015

EL BÁLSAMO DE UN RECUERDO – Javier Belda – 16/12/2015

Las despedidas, duelen. Sobre todo si van sin post data. Las despedidas, la mayor de las veces por inesperadas, taladran algo más que la cabeza. Las volátiles, son de digestión fácil. Las otras, las que vienen como dardos al cielo de la boca, ningunean. Agujeros en el alma. Que todo pasa y todo queda, dice el poeta… Pero en el transcurso del paso, el recuerdo hace llagas. 

Aunque puede que el bálsamo de Javier os sirva. Beban, lean y voten.

 

 Dice un fragmento de mi zarzuela favorita: ” ¡Felices los desterrados que encuentran en su destierro, para el dolor de una ausencia, el bálsamo de un recuerdo!”. Todos, en mayor o menor  medida, sufrimos durante nuestra vida el dolor de una ausencia, pero la mejor manera de luchar por esa ausencia es mantener vivo su recuerdo.
Este poema es mi granito de arena ante este proyecto contra la leucemia infantil. Ya con escribirlo me basta, si ya llega a formar parte del libro pues estupendo, pero para mi, lo importante es participar.

EL BÁLSAMO DE UN RECUERDO

Miradas queriendo ser amantes,
amantes disfrutando sus miradas.
Corazones en busca de instantes,
recuerdos en las almas visitadas.

Unos ojos que se encuentran por el mundo,
un anden de transito vacío
se conduce solitario y vagabundo
el amor que lleno está de frío.

Una sonrisa que ilumina la mañana
es lo que este hombre busca,
lágrimas otras veces, que abren la ventana
y el firmamento infinito con alas surca.

Dulce sentimiento, nunca absurdo
siempre amigos contemplando su vejez
es el bálsamo de un recuerdo.

¡ESO ES! – Virginia Manzano – 15/12/2015

¡ESO ES! – Virginia Manzano – 15/12/2015

Lo que nos cuesta lanzarnos a la piscina, oye. Da igual que nuestra vida esté anclada a un monotema. Que el despertador nos trinque de las orejas a las 7 en punto. Que tengamos ojeras y las mismas sensaciones una y otra vez. Que tiremos por lo fácil… Y quien dice fácil no dice precisamente alegre.

Lo que nos cuesta pensar: “¿Y por qué no?”… Cuando lo que se nos pide es un “¡Vamos, que sí!”. Cerrar la puerta y tirar la llave, salir campo a través trotando bajo ese solete cándido que, por norma, no nos permitimos tomar. El gusto, la sarna, lo que  mata y lo que engorda. Todo se junta o se diluye, no sé bien cómo definirlo, cuando el mundo pasa por montera y sale el Lorenzo por donde le viene en gana. Vivir hoy en vez de mañana… ¡qué liberación!

Dar en el clavo, como nos cuenta Vir. Y respirar a pecho abierto y descubierto…

 

¿Venderme?

Vamos a ver… teniendo en cuenta que siempre he dicho que no sabía hacerlo, no deja de tener cierta gracia la petición.

Reformulo el argumento…

Me gusta enamorar siendo yo,

sencilla, transparente, con mucho genio y ganas de aprender…

Me gusta que el que me conozca diga: es buena gente…

Me gusta ayudar si está en mi mano…

Me gusta esforzarme y luego sentir el regustillo de la satisfacción personal…

Me gusta emocionarme por cosas e historias pequeñas…

Me gusta mirar a los ojos y encontrar luz…

Me gusta, Rocío, oír tu voz que me recuerda que he de sonreír, sonreír siempre…

 

 

¡ESO ES!

Sin título-1

 

¡¡¡Eso es!!! ¡¡¡Ole, ole y ole!!!

Y sientes ese regocijo, esa satisfacción de no haber errado el tiro,
qué coño, de haber dado literalmente en el clavo de Pablito,
y sales triunfal,
y pides cornetas, alfombra roja y cañonazos…
y lo que quiera que conlleve tanto gozo y alegría.

Y te miras y remiras, y te dices que eres la hostia, que no hay dos como tú.
Y gritas tres veces seguidas”Dios, Dios, Dios” y das saltos, y bailas sin tener ni puta idea de sevillanas,
en ese punto de retorcimiento con las manos arriba y cual columna salomónica te vuelves a mirar al espejo y te ves ridícula, pero que más da, estoy contenta, feliz, dichosa…venga venga, no escatimemos sinónimos… que un día es un día…

Y te pide el cuerpo gritarlo a los cuatro vientos,
incluso te frotas las uñas de los dedos contra la pechera y al mismo tiempo te preguntas por qué carajo haces eso. Y te vuelves a reír y a descojonarte de tu santa cara.

Te paras como si jugaras a “Un, dos, tres, escondite inglés, sin mover las manos ni los pies…” y no coges el teléfono, lo trincas, y marcas el número y una voz te contesta y te pregunta ¿qué? y en ese momento se te saltan las lágrimas, te volviste blandita y tierna… y casi no te sale la voz para decir: Lo he conseguido, di en el clavo…

• • •
Dedicado a todos aquellos que luchan por conseguir lo que quieren y desean hacer realidad sus sueños. A todos aquellos que se arman de valor y se exponen. A todos aquellos que sienten tanta felicidad como ganas han puesto.

 

vir

TEOLOGÍA POÉTICA – Jose Castro del Álamo – 03/12/2015

TEOLOGÍA POÉTICA – Jose Castro del Álamo – 03/12/2015

Que el tiempo es oro… ya lo decían los antiguos. El tiempo es el único bien escaso en estos tiempos que corren o nos hacen correr. Algunos lo invierten en letras del tesoro. Letras que cuentan historias, que son puntos de fuga o que ponen morritos a la persona que aman. Los tesoros, casi siempre, llegan detrás.  Sin abracadabra, pero casi por arte de magia.

Y las chisteras a veces sacan a la luz poemas. Y cantares. Y brillan… Y entonces, votas. Con gusto…. Gracias Jose.

 

Soy estudiante de Historia, y un zampa-libros (pero no por naturaleza, hubo un momento en el que no veía libros ni en las bibliotecas, porque no las pisaba). A veces, me dedico a escribir con el teclado, otras con el bolígrafo. Y a veces, no escribo. Una de esas veces, que no hacía ni una cosa ni la otra, escuchaba la radio, y me enteré de este proyecto.  Así es como decidí presentar mi colaboración. Va de una persona que quiere ser…

 

TEOLOGÍA POÉTICA

…Sun is shining and so are you

En el más bello de los Cantares

se puede leer:

Quiero ser poeta

para Un día poder decir,

de la forma más Excelsa,

todo lo que esa Mujer

me hace sEntir.

Bonito es saber lo que uno quiere.

Empezar es el primer paso.

Siempre conviene saber cómo virar,

ya que El final es continuar.

quiero que lo leas tumblr_static_tumblr_static_filename_640

MUÉSTRAME… SÉ AMABLE Y APRENDERÉ… – Mel Prado – 30/11/2015

MUÉSTRAME… SÉ AMABLE Y APRENDERÉ… – Mel Prado – 30/11/2015

Justo ahora que vivimos en esta etapa de locura, de falta de empatía, de enajenación de valores… Cuando la cultura se abandona para reforzar el miedo… ¿Qué necesitamos?

Está bastante lejos de lo que los líderes nos tantean. Las espirales tienen un movimiento difícil de controlar. Fuera del ojo del huracán, hay calma. Y hay que colocarse en ese preciso lugar.

Necesitamos el ejemplo. La mano que sujeta, la mirada que asiente y el corazón que se compadece de lo que parece que se derrumba.  Necesitamos menos ombligos y más sangre en las venas, en vez de en el asfalto…

Por eso mismo, reflexiona con Mel. Reflexiona, ama y vota.

 

MUÉSTRAME… SÉ AMABLE Y APRENDERÉ

Ahora que tanto se habla del miedo

que tan de moda están las emociones

que a tod@s nos despierta la curiosidad

las habilidades socialesel mindfullnessel coaching

Ahora que parece que el mundo se levanta

ante tanta injusticia y descontrol político

Me preguntopara cuando

esos consejos que repartimos

los haremos nuestros.

Que me digo y me pregunto

que si lo que al otr@ aconsejo

s que decírselo en palabras

se lo mostrara con ejemplos

otro gallo cantaría… más fino

s suave… más tierno.

Pareciera que tuviéramos la fórmula…

el secreto que libera al mundo de lo oscuro

lo amargo… lo turbio… lo siniestro…

Pero tras parido el mitinlos insultos e improperios

me largo a pierna suelta a seguir haciendo

lo que acaloradamenteacabo de criticar del resto.

Y colorín coloradoaunque podría ser un cuento

espero que sea un cuento atrás…3… 2…1… 0!!!

Y las palabras las uses… lo justo

para acompañar los hechos

y enamores al mundo con lo que haces

con tu ejemplo… así es como mejor aprendo…

quieroqueloleas indice

 

SOLEDAD EN COMPAÑIA – Silvia García González- 26/11/2015

SOLEDAD EN COMPAÑIA – Silvia García González- 26/11/2015

Hay una frase de Robert Browning que dice: “El que escucha música siente que su soledad, de repente, se puebla”. Siempre me ha encantado. Quizás por esto de ser melómana. Quizás porque el modo en que el sonido de una pieza libera la mente no es fácil de describir. Sin embargo, no estamos preparados para la soledad. Lo de ser gregarios lo llevamos muy anclado… y a veces ese mismo ancla nos hunde. Tira hacia abajo con tanta fuerza que ninguneamos el poder de estar en nuestra propia y unitaria compañía.

Hay soledades pobladas en vidas en pareja y en vidas en familia. Esas sí duelen. Hay soledades que son ostracismos, porque la sociedad no acepta a los diferentes. Hay soledades que son soliloquios. Y hay soledades bellas. Todas bajo la pluma de Silvia en el día de hoy.

Elegid si solos o acompañados. Pero elegid bien vuestro voto de hoy. =)

 

 

Qué bonita casualidad fue encontrarme con un reclamo como “quieroqueloleas”. Escribo desde que tengo uso de razón, desde que mis dedos supieron sostener un lápiz… Escribo mis sensaciones, mis alegrías y mis tristezas, mis deseos y mis rencores, expreso mis sentimientos en la intimidad de un papel, porque escribiendo mis sentimientos se ahogan en la tinta. Pero siempre para mí misma: quiero imaginar que escribir es mi forma de gritar en silencio.

Soy una mujer sencilla; ni alta ni baja, ni gorda ni flaca, ni guapa ni fea, ni buena ni mala, ni aburrida ni divertida, ni lista ni tonta. Ya sabéis, un poco de todo y un mucho de nada. Soy una de tantas mujeres con una vida normal y maravillosa al mismo tiempo, a la que no le gustaría que su vida cambiara y sin embargo sueña con otra distinta.

 

SOLEDAD EN COMPAÑIA

 

Se había pasado la vida acompañada,

a su alrededor siempre había alguien que,

en cualquier situación, compartía sus momentos…

 

Pensaba que los momentos compartidos eran mejores, que se disfrutaban más.

Ja, qué tontería !

En el fondo siempre necesito un poco de soledad, pero no lo sabía…

creo que lo que tenía era MIEDO, miedo a la soledad, al olvido, a la indiferencia…

Miedo al miedo

Sin duda era eso,

en el fondo tenía miedo al miedo.

 

La vida le fe enseñando que solo existe una soledad a la que debía temer,

la soledad en compañia,

esa sí que es estremecedora.

 

 

Sil

 

Con el tiempo aprendió a disfrutar de todos sus momentos,

cada uno en su justo tiempo, en las mejores de las compañías

y, en las más grandes soledades.

 

Sil