¡QUE SE LEA! – Conchi Rodríguez – 06/06/2016

¡QUE SE LEA! – Conchi Rodríguez – 06/06/2016

Fíjate en la fecha de hoy: 06/06/16

Me parece exquisita… Por días como el de hoy, merece la alegría (nunca la pena) poner un pie en la calle y en movimiento tus caderas, dando un paso detrás de otro.

Sin embargo, los lunes van cargados de mucha densidad. Admite que estigmatizar los días tiene una consecuencia terrible: tendemos a desaprovecharlos. Y no creo que en tu saco de minutos por vivir te queden tantos como al principio…

Por esa misma razón, hoy hay que sacar la artillería pesada y sacar a la luz una entrada vital. Esa en la que se hable de lo atemporal y lo que se puede hacer en ese limbo donde no cuentan los segundos. Yo respondo con un sí a la pregunta que Conchi lanza al final de su presentación. El sí más brillante que hayas escuchado nunca.

Porque sólo con esa idea en la cabeza los días que no son tan abiertos al negocio de la alegría pueden ser más llevaderos. Y los que se abonan al buen rollo, convertirse en incondicionales.

Votad la alegría de Conchi. Yo ya lo hice. 😉

 

 

Me llamo Conchi Rodríguez Carrillo. Hace poquito tiempo, cuando volví a nacer gracias a los libros, las palabras llegaban a mí con un poder mágico. Y así es, ¡lo tienen!,  tanto para quien las escribe como para quien las lee. !Mis padres me hablan del arma de doble filo desde pequeña!

La música forma una parte esencial en mi vida, es de los placeres infinitos que transforman mis instantes en el día a día; y las palabras comenzaron siendo mi medicina. Ahora soy adicta a toda esa magia que condensa tanto amor, tanto significado, que el único sentido que encuentro es que leer es de las cosas más importantes de mi vida.
Hay personas que no leen y no por no saber, sino por estar atrapados en las redes de la ignorancia, esa enfermedad sí tiene cura y está al alcance de casi todos.
Sin más, porque me enrollo como una persiana, listo para leerse, un mini texto dedicado al proyecto Unoentrecienmil, cuyos fondos van destinados a un proyecto anual de investigación para la cura de la leucemia infantil. Sí podemos ayudar, mucho. Y más que poder, debemos contagiar felicidad: a través de imágenes, de palabras, de ejemplos que enseñen, gracias a la energía que se trasmite cuando hay una sincera buena onda.
¿Y SI PONEMOS DE MODA ILIMITADA LA FELICIDAD?

¡QUÉ SE LEA!

 

Tú lees, él/ella lee, nosotros/as leemos, vosotros/as leéis, ellos/as leen.

Yo paso la vista por los signos de una palabra o texto escrito para interpretarlos mentalmente o traducirlos en sonidos.

AMO LEER.

Quiero que lo leas;

Hablarle a tus sentidos y que permanezcan despiertos.

Quiero que me leas;

Si las palabras tienen poder y salen del mismo corazón, estoy segura que van directas al tuyo.

Quiero que te lean;

Porque como dijo aquel genio, esta vida es un sueño, y los sueños, sueños son.

Quiero que les leas;

Porque son CORAJE, ponen siempre el corazón por delante.

Porque son VALENTÍA, un día se apoyaron en hombros de gigantes.

Porque son AMOR. Y en el AMOR todo es posible.

Quiero que nos lean;

Los silencios esconden en su profundidad, palabras en exceso que deben ser leídas con el idioma del corazón, lo esencial sólo puede verse así, es invisible a los ojos.

Quiero que os lean;

Con la pura intención de cambiar un pensamiento, y así, cambiar el rumbo de una vida. De muchas vidas.

Quiero que ellos lean;

No porque sí, más bien para que su luz brille con más fuerza e ilumine el camino a otros.

Quiero leer el más grande idioma de este mundo:

SU SONRISA.

SUS SONRISAS.

IMG_8441

 

 

 

 

 

[NOTA: ©Si eres el autor de esta imagen y quieres que la descuelgue, contacta conmigo].

Anuncios

POR SI MUERO MAÑANA – Gloria García García – 21/12/2015

POR SI MUERO MAÑANA – Gloria García García – 21/12/2015

¿Qué hay después de la vida? La pregunta que nos llevamos haciendo toda la existencia.

Quiero creer que hay más vida, del modus operandi que se le antoje al Universo. Sin embargo, hay otras dudas que nunca nos cuestionamos. Porque, ¿qué hay antes de nuestra muerte? Lo digo por aquellos que pierden demasiado la fe, las ganas… y mueren antes de hora pese a estar respirando. Aunque por esto de la compensación, digo yo, también existen quienes viven multiplicados por dos. Y los que se dividen para dar de sí mucho más en las vidas de otros.

Soy donante de médula. Mi familia sabe mi deseo de que todo lo que me ha bombeado sangre y oxígeno, todo lo que se quede cuerdo y con cuerda cuando yo decida convertirme en un suspiro, vaya a brotar en otras caras, otros cuerpos y otras risas. Hay verbos imprescindibles que tenemos que usar a menudo: latir, amar, perdonar, creer, crear, jugar… y compartir. 

Donar es la más generosa opción de ofrecer lo tuyo. Nada nos pertenece. Y sin embargo todo nos llama.

Bendita la carta de Gloria (¡qué nombre…!) que hoy llega hasta aquí. Votad por ella y elegid vuestros verbos para hoy.

 

Cuento cosas con las que cualquier persona puede sentirse identificada, porque hablo con el corazón y con el objetivo de sumar conciencia a esta buena causa. Además, pretendo dar importancia a la donación de órganos. Tras la vida, puede haber más vida, aunque no sea la tuya. Y resulta reconfortante saber que tanto tu vida como tu muerte no ha sido en vano si otra persona puede reconstruir su futuro gracias a ti.

Soy Gloria, madre de dos hijos de 11 y 8 años. Estoy acabando a mis cuarenta Grado en Psicología,… sueño que al final pude llevar a cabo gracias al apoyo y paciencia de mi marido. Ha supuesto un gran reto en mi vida ya que lo he compartido con la crianza de mis hijos, trabajo y otros menesteres que podáis imaginar.

Me encanta leer, escribir y la psicología, sobre todo aplicada en su rama social.
Mi objetivo al finalizar mi carrera es poder utilizar lo aprendido ayudando a los demás. De no ser posible, aspiro a que estos años invertidos me sirvan para valorar y disfrutar más todo lo que tengo a mi alrededor y conseguir ser mejor persona.
Gracias por la oportunidad que nos concedes de expresarnos y mezclar nuestras palabras con las tuyas.
POR SI MUERO MAÑANA…

Viendo los actuales acontecimientos, no nos queda otra opción que la de vernos más vulnerables si cabe ante los caprichos del destino, o la terrible injusticia en manos de aquellos que creen tener la razón absoluta y el poder de tomarse la ley por su mano en nombre de alguna causa.

Tan a oscuras se augura el futuro, que he decidido dejar constancia del legado que dejo a mis hijos, por si muero mañana.

Visto lo visto, uno no sólo puede esperar la muerte cuando lleva una vida poco saludable, conduce bajo los efectos del alcohol o lo hace de forma temeraria. También podemos esperar nuestro momento final tomando un café con los amigos, paseando tranquilamente por un parque o asistiendo a cualquier acto cultural en nuestra ciudad. Al parecer estas conductas pueden sentenciar tu vida en un momento dado.

La Organización Mundial de la Salud tendrá que incluir, en breve, un plan de prevención contra otra epidemia, al parecer tan letal como cualquiera de las ya conocidas: la libertad.

Hace un año acompañé en el que sería, sin que lo supiéramos, el último mes de vida de mi hermano. El cáncer fue apagando con anhelo cada minuto de lo que le quedaba de vida. Fuimos muy pocos los que pudimos compartir con él esos días. No quería que lo vieran en ese estado. Quiso morir sin descendencia y rodearse en esos duros momentos de quien fuera imprescindible. Deseaba que el resto sólo guardara de él los mejores momentos.

Mi pena era tan grande como su agonía. Paradojas de la vida que nos llevó a compartir los pasos. Con él di yo mis primeros pasos, conmigo compartió él los que serían sus últimos. Como consuelo decir que se fue de este mundo tranquilo, rodeado de la gente que le quería y sin haber llegado a sufrir el terrible momento de sobrevivir a la pérdida de un familiar tan querido.

Era tanto de mi lo que se estaba quedando en aquel hospital, que decidí de alguna
manera quedarme allí por completo. Doné todos mis órganos y añadí que el resto se donara para el estudio y avance de la ciencia. Fin que lucha por alargar y mejorar nuestra vida, mientras otros no dudan en arrebatárnosla.

Hoy incluyo este hecho en el testamento que aún en vida estoy brindando a mis hijos. Les dono los buenos momentos compartidos, los abrazos, los besos y las risas de las que disfrutamos. Les dejo la curiosidad, el afán por vivir grandes momentos a raíz de hechos, al parecer insignificantes. Les cedo la gratitud que con todo lo que nos rodea nos regaló el destino. La mirada limpia, la cabeza alta y el cariño bien repartido.

Aunque ellos todavía son pequeños para valorar ciertas cosas, algún día sabrán que les hice uno de los regalos más grandes que cabe esperar. Les he dado el mejor padre del mundo, algo que me enorgullece y me alivia, ya que si ciertamente muero mañana, los dejo buen recaudo. Impensables mejores manos, le brillan los ojos cuando los mira, admira y valora cada pequeño gesto, les tiene una paciencia infinita y da el amor del universo con cada abrazo.

Además cuentan con el gran afecto de los abuelos y otros seres queridos. Quienes sé que se desvivirían por ellos como en ocasiones lo han hecho conmigo.

Y una vez, cuando el irremediable destino venga a cobrarse lo cedido y cada parte de mi cuerpo se halle repartido según mi voluntad, me gustaría que mirasen al cielo, me sintieran en el aire y me buscaran, no en un nicho, ni en una foto si quiera, sino en el rostro de alguna persona feliz.

Me encantaría poder estar en sus recuerdos bonitos, en los buenos ejemplos que pude darles si estos consiguieron aportarles algo positivo. He procurado darles todo el amor que he sabido, aunque me iré con la pena de no haberlos disfrutado tanto como hubiera querido.

Me gustaría que me encontraran en los ojos de la gente buena de corazón, personas dichosas que disfrutan de una segunda oportunidad para seguir viviendo. Personas que devuelven la sonrisa agradecidos por seguir vivos, recuperando los escollos de esperanza que habían perdido, con nuevas ganas de aprovechar al máximo su nuevo destino. Porque, quién sabe, igual llevan un trozo de mi hígado, mi pulmón, mis ojos o mi corazón.

Qué gran recompensa será morir si con lo que queda de mi, tanto mi cuerpo, como mi recuerdo, consigue en algún momento hacer a alguien feliz.

FB_IMG_1446491160443

SUEÑA ALTO – Lara María Rodríguez – 18/12/2015

SUEÑA ALTO – Lara María Rodríguez – 18/12/2015

¿Por qué hay que desafiarse? ¿Por qué hay que rumiar y reflexionar? ¿Por qué las tripas a veces nos hablan a gritos?

Porque hay que darse oportunidades. Dejarse de tonterías y cortar por lo sano. Arrimarse el hombro a uno mismo y que ese cariño que le tenemos a la piedra con la que tropezamos rompa con nosotros.

Tu sabiduría se te olvida en la frase que no dices, la decisión que no tomas o el te quiero que no haces tuyo. Mereces ganar siempre. Y perder sólo el miedo…

Lánzate a soñar alto. Total, el potencial de beneficio sólo te está esperando… Disfruta del viernes, de Lara y de sus deseos “out loud”.

 

“Pasamos por la vida con mil cosas en la cabeza y muchas veces no nos detenemos a valorar lo que cada uno de nosotros tiene y puede ofrecer al mundo.
Escribir lo que nos viene a la mente y al corazón es una forma de liberación y enriquecimiento personal.Por eso aprovecho esta oportunidad para compartir algunos de mis pensamientos y doy las gracias a mi amiga Raquel,quien me animó a participar.”

 

SUEÑA ALTO

En palabras de George Eliot: “Nunca es demasiado tarde para ser la
persona que podrías haber sido”.

Pasamos por la vida tratando de agradar y no fallar a los demás, regalando
sonrisas y buenos gestos a la gente que nos rodea y muchas veces
olvidamos sonreíros a nosotros mismos. Nos esforzamos por ser los
mejores amig@s, compañer@s, amantes, buscando con ello la felicidad.

Sin embargo, para ser feliz con los demás, primero hay que ser feliz con
uno mismo. Así que aprende a vivir intensamente para ti, conócete,
mímate, regálate piropos nada más levantarte, no te castigues si algo te
sale mal, inténtalo de nuevo, date un capricho, rodéate de gente que te
valore y sueña, sueña ALTO.

Porque la felicidad es una actitud. Porque si ante situaciones difíciles
somos capaces de encontrar razones para seguir adelante, nos hacemos
más fuertes. Porque cuando una puerta se cierra, otra se abre. Porque
unos días reirás más que otros pero siempre habrá algo nuevo
esperándote. Porque cada día es una nueva oportunidad para ser la mejor
versión de ti mism@.

 

ÁNGELES – Paloma Mora Tomás – 17/12/2015

ÁNGELES – Paloma Mora Tomás – 17/12/2015

Hay personas que llegan aquí con un extra. Son la tertulia que no deseas que se acabe o la copa de vino que, sin querer, mancha el sofá… Puede que sea el recuerdo que dejan. Quizás el modo en que observan, su sello, el que distingue. La magia se puede manifestar en las mínimas cosas. El roce de una mano. El plan no previsto. El tren que se nos escapa para ceder mapa al que crea la nueva historia…

El extra de esas personas no se cuantifica. Pero, ¡Dios!, cómo magnifica. Imanta y hace crecer al que pilla por banda. No…, no se cuantifica, pero suma, multiplica, explora y amén.

Tengo la suerte de que Pal se cruzase así en mi vida. Quizás también lo haga en la vuestra. Porque su extra marca una dirección concreta, exacta… A ver si adivináis a dónde…

 

Periodista, autónoma y ahora empresaria, pero sobre todo una defensora incondicional de las animales. Tengo una gran familia de cuatro bellezones, ¡Tam Tam, Burton, Miguelito y Rose!, todos adoptados. Con todo mi amor hacia ellos escribo estas líneas en defensa de sus derechos, de su dignidad, de su vida, esperando que algún día esta sociedad en la que vivimos deje de abandonarles, maltratarles, torturarles y asesinarles impunemente.  Va por vosotros, ¡¡¡OS QUIERO!!!

 

ÁNGELES

Le conocí una noche cenando en casa de unos amigos y tuve un flechazo, de esos que sabes que son para siempre, y ya he tenido tres. Se acercó a mí, y sé sentó a mi lado, nos miramos y supe que ese bretón precioso, triste y solitario en busca de cariño y amor que dar y recibir sería nuestro ángel de la guarda durante los años que le quedaban de vida. Era uno de los peludos que más tiempo llevaba esperando una adopción, el peludo que ya nadie quería, mayor, entrado en kilos y con alguna que otra enfermedad, bueno, alguna que otra no, todas,  pero lo que nadie sabía es que era un ángel de color canela y manchas marrones de los que se cruzan en tu vida para hacerte feliz y sacar lo mejor de ti. Así era Aladín, con una personalidad arrolladora, inteligente, amigo de sus amigos y con una fortaleza como no he conocido a nadie. Nos convertimos en inseparables, adelgazamos casi 10 kilos y aunque sufrías todas las enfermedades caninas que se pueden contraer, tus ganas de vivir y como digo, tu arrolladora personalidad, te convirtieron en el padre y la madre perfecta de Tam Tam. Y así llegó a nuestras vidas la segunda de la familia, una galga preciosa de tres semanas arrojada a través de los muros de una protectora porque a su explotador galguero no le servía con tamaño tan pequeño… Suerte, sí, porque afortunadamente, o eso creo, no le dio tiempo a sufrir el maltrato. Tam Tam, como los tambores de guerra, no pudieron ponerte mejor nombre cuando te recogieron en “La Camada”. Quiero hacer un inciso llegados a este punto. Todavía hoy en nuestro país hay muchos pueblos  donde el galgo es maltratado, torturado y asesinado con total impunidad y que adoptar a alguien tan bello es una experiencia maravillosa. Con Tam Tam llegó la locura, ella es born to be wild, nacida libre, indomable, contestona, desobediente, pero la perrita más lista y absolutamente cariñosa y encantadora, eso sí, cuando ella quiere, que jamás he conocido. Espectacular, y bella, dispuesta a darlo todo en cada paseo por el campo. Es capaz de alborotar a vacas, de robar meriendas como  el oso yogui; de morderle una pata a una vaca y de subirse a un autobús escolar para comerse todas las chuches de los niños y escapar del enfado de su conductor. Así es Tam Tam, quiere incondicionalmente, y vive al límite. Quiso Aladín hasta que le enfadaba, pero él la consentía todo y el día de su muerte le buscó por la casa hasta que se dio cuenta que no volvería y nos ladró mostrándonos su dolor y preguntándonos: “¿por qué?”

 

Burton había coincidido menos tiempo con él. Aladín le tuvo celos desde el primer día, le costaba compartir nuestro cariño y así se lo hizo saber. Pero Burton tampoco venía de una infancia fácil y tuvieron sus más y sus menos. Nuestro gorilón, brutote, un amor de 40 kilos, más bueno que el pan, y con el que quisimos rendir homenaje a uno de nuestros directores preferidos. Burton, la paciencia personificada, mezcla de mastín y sabueso, un regalo de reyes que se hizo grande y que sus primeros dueños abandonaron en nuestro portal, y donde comen dos, comen tres nos dijimos.

 

18 patas en un piso ya eran muchas patas, así que decidimos mudarnos a un adosado con jardín para que nuestros peques estuvieran más a gusto. Una noche, mientras salíamos de dar un paseo, vimos a un galgo negro, majestuoso, correr despavorido, huyendo. Intentamos seguirle,pero le perdimos en la noche….  Mi segundo flechazo perruno estaba ahí, al día siguiente fuimos a buscarle con amigos de Baaslgo, con Miguel, quien finalmente le rescató ayudado por su bella Lola. Y así fue como Miguelito llegó a nuestras vidas. Miedo en sus ojos,miedo a las personas, miedo a una fregona, miedo a una escoba cuando vas a limpiar, y no digo más. Ha pasado un año y Miguelito va recuperando su autoestima, su confianza en el ser humano y en compartir todo su amor. Es, sin duda, la reencarnación de Aladín, un alma bella y pura, –los que tenemos galgos lo entendemos, sabemos perfectamente que detrás de todo galgo hay una estrella maravillosa que guía tus pasos y que cuando te considera su amigo, te hace sentir la persona más especial del mundo. Miguelito ha recuperado las ganas de jugar desde que Rose, la quinta de la familia, llegó a nuestras vidas hace ahora seis meses. La pequeña Rose, un terremoto besucón y cariñoso que ha devuelto la juventud a Miguelito. Seguro que Rose nos dará para otra gran historia, y quién sabe si alguien más si mi tercer flechazo en esta historia, y mi primero en la vida, me lo permite, mi querido Daniel.

 

¡ESO ES! – Virginia Manzano – 15/12/2015

¡ESO ES! – Virginia Manzano – 15/12/2015

Lo que nos cuesta lanzarnos a la piscina, oye. Da igual que nuestra vida esté anclada a un monotema. Que el despertador nos trinque de las orejas a las 7 en punto. Que tengamos ojeras y las mismas sensaciones una y otra vez. Que tiremos por lo fácil… Y quien dice fácil no dice precisamente alegre.

Lo que nos cuesta pensar: “¿Y por qué no?”… Cuando lo que se nos pide es un “¡Vamos, que sí!”. Cerrar la puerta y tirar la llave, salir campo a través trotando bajo ese solete cándido que, por norma, no nos permitimos tomar. El gusto, la sarna, lo que  mata y lo que engorda. Todo se junta o se diluye, no sé bien cómo definirlo, cuando el mundo pasa por montera y sale el Lorenzo por donde le viene en gana. Vivir hoy en vez de mañana… ¡qué liberación!

Dar en el clavo, como nos cuenta Vir. Y respirar a pecho abierto y descubierto…

 

¿Venderme?

Vamos a ver… teniendo en cuenta que siempre he dicho que no sabía hacerlo, no deja de tener cierta gracia la petición.

Reformulo el argumento…

Me gusta enamorar siendo yo,

sencilla, transparente, con mucho genio y ganas de aprender…

Me gusta que el que me conozca diga: es buena gente…

Me gusta ayudar si está en mi mano…

Me gusta esforzarme y luego sentir el regustillo de la satisfacción personal…

Me gusta emocionarme por cosas e historias pequeñas…

Me gusta mirar a los ojos y encontrar luz…

Me gusta, Rocío, oír tu voz que me recuerda que he de sonreír, sonreír siempre…

 

 

¡ESO ES!

Sin título-1

 

¡¡¡Eso es!!! ¡¡¡Ole, ole y ole!!!

Y sientes ese regocijo, esa satisfacción de no haber errado el tiro,
qué coño, de haber dado literalmente en el clavo de Pablito,
y sales triunfal,
y pides cornetas, alfombra roja y cañonazos…
y lo que quiera que conlleve tanto gozo y alegría.

Y te miras y remiras, y te dices que eres la hostia, que no hay dos como tú.
Y gritas tres veces seguidas”Dios, Dios, Dios” y das saltos, y bailas sin tener ni puta idea de sevillanas,
en ese punto de retorcimiento con las manos arriba y cual columna salomónica te vuelves a mirar al espejo y te ves ridícula, pero que más da, estoy contenta, feliz, dichosa…venga venga, no escatimemos sinónimos… que un día es un día…

Y te pide el cuerpo gritarlo a los cuatro vientos,
incluso te frotas las uñas de los dedos contra la pechera y al mismo tiempo te preguntas por qué carajo haces eso. Y te vuelves a reír y a descojonarte de tu santa cara.

Te paras como si jugaras a “Un, dos, tres, escondite inglés, sin mover las manos ni los pies…” y no coges el teléfono, lo trincas, y marcas el número y una voz te contesta y te pregunta ¿qué? y en ese momento se te saltan las lágrimas, te volviste blandita y tierna… y casi no te sale la voz para decir: Lo he conseguido, di en el clavo…

• • •
Dedicado a todos aquellos que luchan por conseguir lo que quieren y desean hacer realidad sus sueños. A todos aquellos que se arman de valor y se exponen. A todos aquellos que sienten tanta felicidad como ganas han puesto.

 

vir

MI QUERIDO DESCONOCIDO – Laura Jaraiz – 07/12/2015

MI QUERIDO DESCONOCIDO – Laura Jaraiz – 07/12/2015

“Deja que la vida te sorprenda”. Es la frase que hemos leído mil veces. Esa que los gurús actuales proponen y disponen. La escuchamos en boca de otros y nos emocionamos… pero tardamos poco, muy poco, en volver a nuestras rutinas habituales. Las prisas por llegar a tiempo al cole. La inquietud de pagar las facturas. Los madrugones y sus atascos. El pequeño paréntesis del fin de semana. El estrés por las calles… y la mala baba.

Quizás el truco esté en algo tan sencillo como entregarse al día, salga redondo o no. Nos trasquile la paciencia o no. Darse al día como una pequeña vida. Como una historia que nace y muere cuando cerramos los ojos. De esta manera, cada mañana se abren todas las oportunidades ante nosotros. Intactas. Sólo así puede hacerse un falsete la suerte (tu suerte) y un hueco en tu vida. Mirar hacia afuera como si éste fuera el último día que bailas o el primero que respiras.

La carta de Laura está escrita para ti. ¡Vota y decide!

Escribir siempre ha sido un hobby para mí, algo que me permite escapar en cierta forma del día a día y encontrar un rinconcito en el que puedo permitirme ser sincera conmigo misma.
Por eso, cuando encontré la posibilidad de compartir con vosotros parte de mi no me lo pensé dos veces.
 
Esta carta podría haberla escrito cualquiera porque en algún momento de este viaje al que llamamos vida hemos sentido algo parecido a ello. Quiero que sintáis cada palabra como si la hubieseis escrito vosotros, poneos en el lugar de ella, sentíos al borde del abismo cuando tiene enfrente a su querido desconocido y dejaos llevar.
 
Espero que os guste.

 

MI QUERIDO DESCONOCIDO

Mi querido desconocido:

Probablemente no esperes estas palabras, aunque seguro que ya sabes que el papel siempre ha sido mi particular refugio.

Nada más verte noto ese cosquilleo que empieza en mis manos y viaja rápidamente hasta mi estómago. La chispa, las ganas…llámalo “h”.

Solo sé que la palabra serendipia cada vez cobra más protagonismo en mi cabeza.

Tú eres ese hallazgo afortunado e inesperado que apareció en mi vida cuando buscaba algo diferente. O quizá si buscaba algo así, pero no era consciente, no lo sé.

A veces la vida nos sorprende dándole la vuelta a todo y poniendo  patas arriba lo que hasta ese momento creíamos que era lo mejor. Y es que no siempre la comodidad es lo que necesitamos. Arriesgar y dejarse llevar forma parte de la condición humana, de la parte más irracional y cuerda al mismo tiempo de uno mismo. La mayoría de las veces cuando nos lanzamos a la piscina es cuando más vivos nos sentimos. Nos liberamos y eso nos hace respirar.

Una simple mirada nos da la vida y un roce hace que nuestros latidos se eleven
inconscientemente.

Sonreímos sin motivo y no importa. Acallamos esa vocecita de nuestro interior que nos pone barreras y le pedimos, por favor, que nos deje sentir, que nos deje fantasear con el ¿y si..?, que nos permita soñar despiertos y parar el tiempo anhelando minutos y fabricando segundos.

Entre tú y yo hay un hilo invisible que nos acerca sin pretenderlo y sin notarlo, pero que me fuerza a levantar los ojos y encontrarme con tu mirada demasiado cerca y la vez tan lejos.

El mismo hilo transmite una minúscula descarga de felicidad difícil de encontrar que no podemos ignorar.

Por lo que, me armo de valor, respiro profundamente y abandonando mi cobijo limitado por un folio y un bolígrafo te pregunto, ¿quieres ser mi serendipia?

Fdo:

Tu desconocida.

 

quiero que lo leas jaraiz unnamed

 

FORTALEZA – Sara Vega Cruz – 04/12/2015

FORTALEZA – Sara Vega Cruz – 04/12/2015

Caen muchas cosas. Caen los muros: los físicos y los que mentalmente te llevaban por mal camino. Caen los falsos mitos, las mentiras y los techos de cristal. Caen las esperanzas, aunque siempre existe alguien que las vuelve a levantar.

Caemos también nosotros por las inercias de la vida, por los palos y los paños calientes que nos curan las heridas. Caen desgracias en familias para que se hagan mucho más fuertes. Caen las casas desvencijadas por el tiempo. Caen los que volaban sin alas. Caen efemérides al calendario con cada nuevo hito en la historia.

Caen hasta las ganas de vivir. Pero es una caída ilusioria… porque como dice Sara, siempre existe una fuerza mayor. La fortaleza.

Soy Sara y tengo 21 años. Desde siempre me ha gustado escribir, he crecido con ello: mi abuela es escritora de poemas y pequeños relatos, y siempre me ha animado cuando he esbozado algún escrito.

Estudio francés e inglés en la universidad. Me apasiona leer, bailar y escuchar la radio: creo que no puede existir un mundo sin música y sin literatura. Llevo un blog, no lo atiendo tan a menudo como me gustaría, pero poquito a poco voy subiendo cositas (elcofredelaprincesa.blogspot.es).  Hasta ahora, afortunadamente, he tenido una vida feliz, pero nunca me he rendido cuando he pasado por malas rachas –como todo el mundo pasa alguna vez- y creo que soy una persona luchadora.

Pienso que mi texto podría ser elegido ya que muchas personas se sentirán identificadas con lo que ahí cuento. Y quizás podría servir de inspiración a alguien que esté en momentos bajos, lo que sería muy gratificante. Aun así, si no resulta elegido, es una bonita oportunidad la que nos has dado y me siento feliz por poderla aprovechar.

Te deseo lo mejor, Rocío Moreno.

FORTALEZA

Es curioso ver cómo nos crecemos ante las adversidades.

Es increíble comprobar cómo conseguimos salir del pozo, incluso cuando ya no vemos la luz.

Caemos y decimos “no puedo” en demasiadas ocasiones, causándonos a nosotros mismos una flaqueza que sólo nosotros podemos auto-reparar. Y a pesar de todo, a pesar de todos los pensamientos negativos que generamos, conseguimos levantarnos, ponernos en pie de guerra y decir “aquí estoy yo, contra viento y marea, contra cualquiera que intente hundirme de nuevo”. Porque aunque traten de hacernos encallar en el fango, aunque la vida nos inunde de pruebas difíciles, sabemos sobrevivir, nuestro instinto nos empuja a seguir hacia adelante, aunque ya no quede nada, aunque sintamos que todo se desmorona a nuestro alrededor.

Somos fuertes, somos luchadores. Todos y cada uno de nosotros somos capaces de sacar a la luz una determinación implacable si es necesario. Solos o acompañados, necesitamos ambas facetas: estando solo las fuerzas se cuadruplican, no puedes contar con nadie y eso hace que tus ganas sean aún mayores. Pero todos necesitamos una mano que nos ayude  a sostenernos de vez en cuando. Aunque sólo TÚ tienes la clave, sólo

TÚ y tus GANAS DE VIVIR. Sin ti, esa mano se vuelve inútil y no podrá sostenerte por mucho tiempo. Cinco pensamientos:

Lucha por tus sueños.

Convierte en realidad tus deseos.

Ama y ámate como si el mañana no fuera a llegar nunca.

Levanta la cabeza, mírate al espejo cada mañana y sonríe con orgullo.

Libera

Tu

Mente

De

Los

« NO PUEDO ».

QUIERO QUE LO LEAS SARAíndice