Todos tenemos un extra de suerte.

 

 

Y ese extra viene de la mano de nuestras madres. Pocas conozco que no nos hagan sentir niños cada vez que las abrazamos. El olor dulzón que desprende su ropa nunca nos cansa.

La mía tenía las manos un poco desgastadas por la lejía. Trabajó mucho para que yo no lo hiciera hasta la edad a la que me tendría que corresponder. Preparaba los bocadillos de nocilla más jugosos que he probado nunca. Me taladró los oídos para enseñarme a multiplicar. Leímos mucho cuando caía la noche y en esos ratos para nosotras me encontré sin esperarlo con mi romance a las letras. Bailaba y cantaba por toda la casa, a todas horas, hasta cuando no hubo momentos para celebrar nada (que fueron demasiados). Tenía la voluntad de cambiar el agua en vino, y juro que algún día consiguió para la nevera algún milagro… Se levantaba (aún lo hace) para darle un brillo extra a la casa antes de salir por la puerta a cantar y bailar también con aquellos que no la conocían. Sus caderas y su frente despejada eran el símbolo de la grandeza. Llegaba cansada, pero su falta de lucha apenas pudimos notarla nunca.

Ellas son otro costal, otra harina, otra raza. Nos damos cuenta quizás muy tarde que todas son madres coraje. Y que ese coraje es lo que nos dejan de herencia para que, el día que falten, nadie nos coma ni el terreno ni las  ganas.

Para cada uno su madre es un eslabón que no se fabrica en serie. Para Javi, es señal de amor. Sin condiciones… como tendría que ser siempre.

Ama si quieres también la lectura de su carta. Y, cuando lo hagas, vota.

 

 

Soy una persona comprometida con todo tipo de causa que sirva para el bienestar de las personas más necesitadas. Como diría alguno: el PAYASO LOCO QUE NO DEJA DE SONREÍR A PESAR DE SUFRIR MUCHAS CALAMIDADES ,Y SU CORAZÓN TAMBIÉN SUFRE. Pero hay que estar ahí para transmitir una sonrisa, sentirse querido y seguro ya. Que un cuidador son dos vidas y hay que estar en forma para poder soportar tanto tipo de enfermedades, para asimilarlas y que nuestro familiar tenga un bienestar y amor incalculable de valorar. Mi madre me dio todo, me transmitió muchos valores y eso me a hecho ser como soy: transmisor de alegrías, con mis defectos y virtudes. Y cada día que vuelvo a casa me gusta saber o sentir que a algún personajillo le he hecho feliz.
Con cariño.

 

 

AMOR DE MADRE

Pasan los días y cada vez estoy más agradecido a esta vida por todo lo que recibo de ti mama, con tu mirada, carcajada, el calor de tus manos, las inquietudes que te preocupan y que compartes con tu lenguaje peculiar y que los dos nos entendemos verdad?.

Sabes quién te quiere, el que te da seguridad y lo expresas como sabes, con un gesto, un guiño, una mirada al viento, eres genial.

Cuando preguntas por mí, sabiendo que estoy detrás de ti y que deseas saber si sigo ahí para sentirte más segura ya que bien sabes que no me  he ido por qué te faltan los besos de cariño que te doy cuando llega la hora de partir.

Tu alegría de recuperar más el andar diciendo “vamos”, las ganas que pones en la rehabilitación haciendo bicicleta, paseando con ayuda…bajo la supervisión de la fisioterapeuta y mía, vamos andando y nos cuentas tus leyendas sonriendo y nos contagias la alegría y cuando te paras y dices “basta”, y con que ganas te colocas en la silla de ruedas.

Carrasqueña, ayer fui tarde a verte pero cuando me viste que alegre te pusiste y vi en tu rostro muchas lágrimas en los ojos y supuse que me habías echado de menos pensando que no iba a verte por eso al sentirme te tranquilizaste y se desdibujo de tu cara la tristeza para convertirse en alegría.

Cuando me dicen “ que guapa la tienes a la macuécla y contesto es lo mínimo que puedo hacer por ella y te digo verdad mama? y contestas “claro”.

Tu ilusión de vivir, de disfrutar con todos nosotros, me cargas las pilas y cuando voy a colaborar con personas que tienen tu misma enfermedad trato de transmitirles el AMOR Y CARIÑO QUE TU ME DAS para que sean FELICES Y PUEDAN GOZAR CON SUS FAMILIAS.

Eres mi gran profesora, el talismán que siempre ha puesto las manos para evitar la caída que se puede producir en cualquier momento.

Gracias mama, te quiero y cuido como me enseñaste, me quieres y cuidas con el AMOR Y BESOS QUE TE CARACTERIZAN DENTRO DE TUS POSIBILIDADES.

Burgos a, 20 de DICIEMBRE de 2015.

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

 

 

 

 

 

[NOTA: ©Si eres el autor de esta imagen y quieres que la descuelgue, contacta conmigo].

Anuncios

Un comentario en “AMOR DE MADRE – Javier Cortés – 08/06/2016

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s