¿Es el sentido de la vida el verdadero sentido común?

 

Vaya preguntita de buena mañana, lo sé. Pero bah, anímate a reflexionarla. Todos en algún momento hemos hecho tabla rasa para poder analizar lo que estamos haciendo. Ya no sólo en nuestras familias o trabajos, sino con la vida en sí. La del minutero. La que descascarilla poco a poco el oxígeno que consumimos y que ya no vuelve. O al menos, todos deberíamos hacerlo…

Reflexionar en dónde estamos es un paso bastante amable para definir hacia dónde nos lleva el viento que nos sopla. También para elegir si queremos que sea ese viento y no otro el que nos hinche las velas y las ganas.

Las energías de algo nuevo están ahí, coleando a tu lado. Pero vibran tan deprisa que o las pillas al vuelo o se te escapan. Por eso es importante lo sutil. Lo que no se mide ni importa no hacerlo. Lo que es… pues porque es. Lo que te invita a vivir la noche de juerga más larga y sin resaca.

No te creas, que a mi me costó entender el galimatías de coger lo que no tiene materia y llevarlo a tu terreno. Hay que tomarse su tiempo… Pero llega un momento en que todo sucede a la vez. Y ese momento te cambia la vida (qué frase más de Hollywood me ha quedado), porque es el único que asegura que, por fin, has sentido lo que necesitabas sentir… Entonces es cuando volamos.

El sentido de la vida, quizás muy a grandes rasgos es eso. Y las pinceladas para encontrarlo las tienes aquí mismo, en las palabras de Iolanda.

Vota, siente, elige y decide. =)

 

 

¡Gracias por esta gran iniciativa! No sé si me elegirán el texto, pero es lo que menos importa… ¡porque habré colaborado en dar opción a que otro mundo es posible! ¡Y porque lo siento en mi mente y mi alma!

¡Por un futuro mejor para los más peques!

Psicopedagoga, maestra, logopeda y coach

 

 

¿CÓMO descubrir el SENTIDO de la vida?

 

Esta semana reflexionaba sobre el sentido de la vida. Hay personas que pasan toda la vida buscándolo, otras no se lo plantean jamás. Para mí el sentido de la vida es conectar correctamente con nuestros talentos e inclinaciones personales. La mayoría de adultos no lo hacemos, no somos capaces de conectar con nuestro “elemento”. ¿Y cuál es mi “elemento”? Cuando nos apasiona lo que hacemos y tenemos la preparación adecuada para hacerlo estamos en nuestro elemento, encontramos nuestro talento. Quizás ahora mismo estarás pensando que tú no tienes ningún talento, pero no es verdad. Todo el mundo tiene uno pero hay que descubrirlo. Tener talento no es ser el mejor haciendo una cosa es hacer el máximo para conseguir la felicidad. El elemento se convierte en algo importante en tu vida. La vida es una cosa orgánica y creativa, puedes crear tu propia vida diariamente pero hay que creerlo realmente. Ah y ahora pensarás que ya eres mayor para hacerlo, pero te equivocas, ¡no hay una edad para hacerlo, nunca es tarde!

El otro día escuchaba una historia de una persona que llevaba 40 años queriéndose ir a vivir a la montaña, aún no lo había hecho, ¿Por qué? Porqué no se había atrevido. ¿Cuántas cosas queremos hacer, sabemos hacer o nos apasionan  y no hacemos? ¿Es esto vivir a medias, es vivir con sentido?

Toca rebuscar, parar y pensar si realmente nuestras vidas tienen sentido…y si no es así, quizás es que no estamos viviendo. Sólo pensarlo me aterra ¿estoy desarrollando mi elemento?

Dicen los expertos que las segundas oportunidades no son buenas y ahora más que nunca creo en ellas, con fuerza y entusiasmo ¿Y si hacemos que esa segunda oportunidad ofrezca sentido a eso que dicen habitar en nuestro planeta? Yo por lo menos lo voy a intentar.

El crecimiento es un proceso de prueba y error: es una experimentación. Los experimentos fallidos forman parte del proceso en igual medida que el experimento que funciona bien. No hay nada en la vida que no contenga sus lecciones. Si estás vivo, siempre tendrás algo para aprender….Pues sigamos…

¿Qué sentido tiene lo que hacemos? ¿Cómo debemos obrar para descubrir el sentido profundo de nuestra vida? ¿qué actitudes tomar para acercarnos a ella? Pienso que 4 sencillos pasos pueden acercarnos a hacerlo

  1. VALORES: Ten claro cuáles son tus valores, aquellos que sustentan tu persona. Los valores no cambian en el tiempo lo que cambia es nuestra percepción sobre ellos.

  1. MOTIVACIÓN: La motivación intríseca, la que nos permite dar un paso más se aleja a ir más allá nos descubre que estamos por encima de las cosas materiales, que las podemos manipular y modificar…pero nosotros no debemos ser un ser perecedero ni cambiante.

  1. NECESIDADES HUMANAS: Nútrete y ten cubiertas las tres necesidades básicas del ser humano: seguridad, dignidad y amor (amor propio y amor por el prójimo).

  1. ANÁLISIS: Ten capacidad de análisis para saber distinguir entre lo importante de lo trivial, de lo permanente sobre lo transitorio

Todo esto nos ayudará a determinar a establecer qué tipo de persona queremos hacer y qué tipo de persona queremos llegar a ser.

 

IMG_2400

 

 

 

 

 

[NOTA: ©Si eres el autor de esta imagen y quieres que la descuelgue, contacta conmigo].

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s