Fíjate en la fecha de hoy: 06/06/16

Me parece exquisita… Por días como el de hoy, merece la alegría (nunca la pena) poner un pie en la calle y en movimiento tus caderas, dando un paso detrás de otro.

Sin embargo, los lunes van cargados de mucha densidad. Admite que estigmatizar los días tiene una consecuencia terrible: tendemos a desaprovecharlos. Y no creo que en tu saco de minutos por vivir te queden tantos como al principio…

Por esa misma razón, hoy hay que sacar la artillería pesada y sacar a la luz una entrada vital. Esa en la que se hable de lo atemporal y lo que se puede hacer en ese limbo donde no cuentan los segundos. Yo respondo con un sí a la pregunta que Conchi lanza al final de su presentación. El sí más brillante que hayas escuchado nunca.

Porque sólo con esa idea en la cabeza los días que no son tan abiertos al negocio de la alegría pueden ser más llevaderos. Y los que se abonan al buen rollo, convertirse en incondicionales.

Votad la alegría de Conchi. Yo ya lo hice. 😉

 

 

Me llamo Conchi Rodríguez Carrillo. Hace poquito tiempo, cuando volví a nacer gracias a los libros, las palabras llegaban a mí con un poder mágico. Y así es, ¡lo tienen!,  tanto para quien las escribe como para quien las lee. !Mis padres me hablan del arma de doble filo desde pequeña!

La música forma una parte esencial en mi vida, es de los placeres infinitos que transforman mis instantes en el día a día; y las palabras comenzaron siendo mi medicina. Ahora soy adicta a toda esa magia que condensa tanto amor, tanto significado, que el único sentido que encuentro es que leer es de las cosas más importantes de mi vida.
Hay personas que no leen y no por no saber, sino por estar atrapados en las redes de la ignorancia, esa enfermedad sí tiene cura y está al alcance de casi todos.
Sin más, porque me enrollo como una persiana, listo para leerse, un mini texto dedicado al proyecto Unoentrecienmil, cuyos fondos van destinados a un proyecto anual de investigación para la cura de la leucemia infantil. Sí podemos ayudar, mucho. Y más que poder, debemos contagiar felicidad: a través de imágenes, de palabras, de ejemplos que enseñen, gracias a la energía que se trasmite cuando hay una sincera buena onda.
¿Y SI PONEMOS DE MODA ILIMITADA LA FELICIDAD?

¡QUÉ SE LEA!

 

Tú lees, él/ella lee, nosotros/as leemos, vosotros/as leéis, ellos/as leen.

Yo paso la vista por los signos de una palabra o texto escrito para interpretarlos mentalmente o traducirlos en sonidos.

AMO LEER.

Quiero que lo leas;

Hablarle a tus sentidos y que permanezcan despiertos.

Quiero que me leas;

Si las palabras tienen poder y salen del mismo corazón, estoy segura que van directas al tuyo.

Quiero que te lean;

Porque como dijo aquel genio, esta vida es un sueño, y los sueños, sueños son.

Quiero que les leas;

Porque son CORAJE, ponen siempre el corazón por delante.

Porque son VALENTÍA, un día se apoyaron en hombros de gigantes.

Porque son AMOR. Y en el AMOR todo es posible.

Quiero que nos lean;

Los silencios esconden en su profundidad, palabras en exceso que deben ser leídas con el idioma del corazón, lo esencial sólo puede verse así, es invisible a los ojos.

Quiero que os lean;

Con la pura intención de cambiar un pensamiento, y así, cambiar el rumbo de una vida. De muchas vidas.

Quiero que ellos lean;

No porque sí, más bien para que su luz brille con más fuerza e ilumine el camino a otros.

Quiero leer el más grande idioma de este mundo:

SU SONRISA.

SUS SONRISAS.

IMG_8441

 

 

 

 

 

[NOTA: ©Si eres el autor de esta imagen y quieres que la descuelgue, contacta conmigo].

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s