¿Cuáles son los mejores libros: los que ya están escritos o los que están por venir? 

¿Cuáles son las mejores historias: las que se cuentan en esos libros o las que no conoceremos nunca?

Tira de la retórica, porque sé que la respuesta es difícil…

Yo tengo mi propia teoría. Hace tiempo que creo que la verdad es ficción hasta que a alguien le da por vivirla. O que todo está por hacer y es nuestra tarea desenmarañar los hilos de los que podemos tirar. Más que nada para que tu reputación personal se sienta sana y salva contigo mism@. Perciba que algo hiciste… Da igual si grande o pequeño, que aquí es el único lugar en el que el tamaño no importa. Porque quien construye algo, por mínimo que sea, da lugar a un espacio de crecimiento.

Y en mis treintaytantos veranos que he consumido, creedme: el mayor espacio que he conocido es ese que se construye en pareja. Que una pareja, no te engañen, es lo que se crea después de que llegue el amor.

Hablando de amor, cuando se reciben retales con letras de la mano de alguien enamorada como Lía, toca leerla con detenimiento. ¡Veamos si ella te hace caer rendida a sus pies!

 

Mi nombre es Lia Contador, tengo 26 años, soy Chilena, psicóloga de profesión y actualmente me desempeñó como marketing manager… Disfruto una buena canción, reír junto a mis amigos, escuchar el viento, saborear un helado o una copa de vino y sentir la arena tibia de la playa… Escribo por gusto, en mis infinitos libros, libretas, papeles, iPad. El libro verde existe, y es mi mayor tesoro porque cuenta mi propia historia de amor y desamor… Este es un pasaje que marca el comienzo de esa historia real y su mayor valor es la esperanza y la Ilusión.

Sé que tengo muchas ganas de compartirlo, ya que es una mezcla entre realidad y ficción que narra un momento donde confluyen muchos otros fragmentos de una pareja joven, que está recién conociéndose y atreviéndose a quitar las caretas y protecciones que uno muchas veces pone de resistencia al conocer a alguien nuevo. Refleja toda la ilusión de un mágico comienzo, cuando dos personas sienten que no existe nada ni nadie más a su alrededor y deciden embarcarse en una aventura juntos.

¡Gracias por compartir esta oportunidad con el mundo!
Un abrazo,
Lia

 

EL LIBRO VERDE

Mia estaba aterrorizada. Deseaba haberse atrevido a abrir su corazón, pero hablar sobre sus sentimientos era algo que no se le daba fácil. Había quedado en silencio luego de que Alex le revelara lo que sentía por ella. Se despidieron, Mía tomó su auto y manejó en dirección a su casa. Manejaba de memoria sin pensar hacia dónde iba, mientras el corazón se le aceleraba y el olor del té de jazmín que habían estado tomando hace unos minutos en la terraza se mezclaba con las sensaciones al repasar mentalmente los fragmentos de la noche vivida. Casi por instinto, se detuvo y estacionó el auto a un costado de la calle, tomó su celular y escribió una nota: “Me gustaría decir algo en este momento, pero no puedo, estoy muda, y un poco adormecida… Tuve que parar a escribir, a escribirte. Me gustaría seguir mi intuición, trato con muchas ganas, quizás no suficiente, al menos no lo suficiente para saber si es realidad o ficción. A veces me pierdo en las idealizaciones y ahora quiero creer que hay magia, la siento y no me importa perderme”. Lo leyó tres veces. No cambio ni una sola palabra, luego copio, pegó y envió un mensaje de texto a Alex. Ahora no había vuelta atrás, había decidido compartir sus sentimientos, en parte porque ya eran tan intensos que no sabía cómo contenerlos y también porque sabía que era la única forma de comprobar si este sueño era real.

Al despertar la mañana siguiente, encontró un mensaje de Alex en su inboox de Facebook.

“Una ligera sonrisa y una infinidad de pensamientos bastaron para que el insomnio se encargara del resto. Esperaba, más temprano que tarde, la creencia que mutó a certeza con el parpadeo de mi teléfono. Disculpa que tus palabras no fueran correspondidas pero es que la impresión fue tal que enmudecí. Te agradezco el permitirme conocer aquella arista de tu ser, empero sería infinitamente  más  placentero crear un momento en que todas estas cosas confluyan simultáneamente. Aquí te dejo un ápice de mis pensamientos nocturnos”. El mensaje iba acompañado de un vídeo de la cantante islandesa Björk.

Mia no podía creerlo. Aún confundida entre la realidad y la ficción presionó el link y disfrutó los paisajes y melodías del vídeo de Joga, mientras una lágrima de alegría caía por su mejilla. Ya no tenía duda alguna, estaba completamente enamorada, este  mensaje había sido el impulso que necesitaba para embarcarse en esta nueva aventura. Quería ser precisa al enviar su respuesta, le daba miedo no lograr condensar las ideas y es que realmente no sabia cómo explicarle a Alex lo que había pensado y sentido al leer su mensaje. Por suerte, ella grababa todo en un pequeño diario personal que llamaba “El libro verde” y lo tomó para repasar las notas de los últimos días. Al leer comprobó lo que sospechaba…este amor había nacido mucho antes, sólo faltaba que el lenguaje lo trajera a la realidad… Este amor en potencia existía desde siempre, no en un espacio físico compartido, sino en el proceso continuo de creación. Sabía que explicar esto sería muy enredado, por lo que recurrió a algunos pasajes del libro verde para que Alex pudiera comprender cómo las cosas habían ido tomando su propio rumbo y cómo esto se relacionaba con el pensamiento de él y el anhelo de ella de que las cosas confluyeran simultáneamente.

Tomó cinco párrafos antiguos y anotó las fechas; quería demostrarle a Alex cómo las cosas fueron buscando un rumbo. Su mensaje había respondido las inquietudes que Mia desconocía y no había podido articular. Ahora ella no quería pensar más. No le interesaba buscar explicaciones, había compartido sus pensamientos más profundos para dejarse leer, para agradecer la sinceridad y el impulso que la habían ayudado a ver dentro de ella y atreverse a tomar esta  invitación a compartir. Luego de los cinco párrafos agregó un sexto para cerrar su respuesta

 Y si realmente existe aquel momento en que las cosas confluyen simultáneamente le temo, temo porque no logro imaginar la forma de contener esa sonrisa. 

 

image2

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s