Y cuánto no se podrá hacer con la imaginación…

Y qué no se resolverá cuando las ideas te lanzan al vacío.

Y dónde se pasearán las vacas flacas en los días de lluvia.

Y cuándo se apreciarán los resultados de las decisiones correctas… y también las incorrectas.

Y para qué se alzarán las llagas en las manos que parecían curadas de espanto.

Quizás las neuras nos llevan finalmente a un camino. Y el caos que nos despellejaba vivos termina por arrastrarnos, sin presión, al método que desde siempre nos había estado esperando. Porque siempre hay treguas donde queramos escucharlas. Y sientan bien… muy bien.

 

El TIC TAC de Yolanda es pequeño, intenso, certero. Sólo toca votar.

 

Tic, tac… que casi no llego… he aquí mi texto “Tic, tac” y una breve exposición de quién es la persona que hay detrás. El texto, escrito en primera persona,  no es más que la expresión de un sentir, el del cansancio de un reloj que marca mi vida. Cansada de mucho, ya solo hay un deseo, disfrutar de lo que pueda quedar porque la vida ni es corta ni es larga, tan sólo tiene giros inesperados. Espero que os guste.

Yolanda 
Docente de Educación Primaria
 

Nos vemos en el camino…

 

 

TIC TAC

Mi reflejo en el espejo dice que me conoce de vista. Reconozco que apenas le he dado tiempo a conocerme, pero últimamente le miro más, a ver qué opina. El tiempo ha pasado rápido y ya empiezo a ver sus estragos en mi piel, y creo que mirando hacia atrás, he corrido mucho y no me había enterado de ello.

Soy adicta al chocolate, al olor del café recién hecho y al rocío de las mañanas, que me recuerda a mi infancia cuando los fines de semana nos íbamos al “monte, montero” bien tempranito y nos gustaba mojarnos las botas con el rocío de las plantas.

Soy y no soy, pero lo que sí soy, es alguien que disfruta con los sueños y aunque a veces me encanta seguir el camino de las baldosas amarillas, junto mis zapatillas, y en tres golpecitos, vuelvo a casa.

 

Anuncios

Un comentario en “TIC TAC – Yolanda Cou – 29/01/2016

  1. Que le vamos a hacer si también me miro al espejo y pregunto, adoro el chocolate negro, me derrite el olor al café y me acariciaba el rocío de la mañana… pues seguir hacia delante, que lo bueno puede estar detrás de cualquier esquina o salir al paso.

    Un texto precioso!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s