TIC TAC – Yolanda Cou – 29/01/2016

TIC TAC – Yolanda Cou – 29/01/2016

Y cuánto no se podrá hacer con la imaginación…

Y qué no se resolverá cuando las ideas te lanzan al vacío.

Y dónde se pasearán las vacas flacas en los días de lluvia.

Y cuándo se apreciarán los resultados de las decisiones correctas… y también las incorrectas.

Y para qué se alzarán las llagas en las manos que parecían curadas de espanto.

Quizás las neuras nos llevan finalmente a un camino. Y el caos que nos despellejaba vivos termina por arrastrarnos, sin presión, al método que desde siempre nos había estado esperando. Porque siempre hay treguas donde queramos escucharlas. Y sientan bien… muy bien.

 

El TIC TAC de Yolanda es pequeño, intenso, certero. Sólo toca votar.

 

Tic, tac… que casi no llego… he aquí mi texto “Tic, tac” y una breve exposición de quién es la persona que hay detrás. El texto, escrito en primera persona,  no es más que la expresión de un sentir, el del cansancio de un reloj que marca mi vida. Cansada de mucho, ya solo hay un deseo, disfrutar de lo que pueda quedar porque la vida ni es corta ni es larga, tan sólo tiene giros inesperados. Espero que os guste.

Yolanda 
Docente de Educación Primaria
 

Nos vemos en el camino…

 

 

TIC TAC

Mi reflejo en el espejo dice que me conoce de vista. Reconozco que apenas le he dado tiempo a conocerme, pero últimamente le miro más, a ver qué opina. El tiempo ha pasado rápido y ya empiezo a ver sus estragos en mi piel, y creo que mirando hacia atrás, he corrido mucho y no me había enterado de ello.

Soy adicta al chocolate, al olor del café recién hecho y al rocío de las mañanas, que me recuerda a mi infancia cuando los fines de semana nos íbamos al “monte, montero” bien tempranito y nos gustaba mojarnos las botas con el rocío de las plantas.

Soy y no soy, pero lo que sí soy, es alguien que disfruta con los sueños y aunque a veces me encanta seguir el camino de las baldosas amarillas, junto mis zapatillas, y en tres golpecitos, vuelvo a casa.

 

Anuncios

JAMÁS PONGAS LÍMITES A TUS SUEÑOS – Álvaro Prieto – 27/01/2016

JAMÁS PONGAS LÍMITES A TUS SUEÑOS – Álvaro Prieto – 27/01/2016

Un poco de autobiografía.

Cuando era pequeña siempre me llamaban la atención las imperfecciones. Quizás porque en ellas yo veía justo lo contrario. Los peros, las muecas. Los abrigos deshilachados, las manchas de humedad en la pared. Las citas a las que se llega tarde. El exceso de sal en la comida. Las uñas partidas. Las narices aguileñas. Las marcas de guerra en la piel…

Me gustaban precisamente porque, fuera del “bonitismo”, tenían algo que las hacía peculiares: tenían historia. El abrigo enganchado minutos antes con el anillo de casada de su mujer al cogerla de la cintura para sellarle los buenos días con un beso. La bañera llena de pasión y la pequeña grieta por la que explosivamente también cayeron los gemidos. La mamá que perdió el tren de las nueve por 10 minutos más con su hijo, haciendo esperar al agente inmobiliario que gestionaba su casa embargada.

Los hay que manejan con arte la ilusión de hacerlo todo lustroso, agradable a la vista. Y luego estamos quienes nos “manchamos” pero sin ganas de limpiar, porque no es suciedad lo que se nos pega entre las manos, sino la sensación caótica de la que vienen cargados los sueños. Y soñar, lo que se dice soñar, es lo que finalmente da movimiento al mundo.

En un miércoles como hoy, podemos soñar con Álvaro. Y votarle. 

 

 

Mi nombre es Álvaro y desde mi admiración más sincera a quienes dominan el arte de la escritura, he decidido compartir algo que escribí hace poco más de un año. Mi humilde aportación a la cual, ¡tintes positivos no le faltan! No acostumbro a escribir mucho pero si lo hago,  ¡es para escribir algo que levante el ánimo!

*La foto es de uno de mis lugares favoritos; uno que he visitado cuatro veces en poco más de un año y al que siempre sueño con volver. =)

 

 

JAMÁS PONGAS LÍMITES A TUS SUEÑOS

(Y, por supuesto, ¡nunca dejes de soñar…!)

 

 

Esas veces en que de forma inconsciente nos dejamos llevar, permaneciendo con la mirada fija donde a simple vista pudiera no haber nada y sin embargo, lo hay… ¡Claro que lo hay!

Es el reflejo de aquello que tanto significa y que jamás sería posible sin la ilusión, el sentimiento, la esperanza… Invisibles a los ojos, son parte fundamental de nuestro interior y nuestros sueños. Sensaciones que, no sólo marcan el rumbo hacia aquello que anhelamos, sino que serán fieles compañeros de viaje.

El conmovedor viaje hasta alcanzar un sueño. Un desafío que se ha de afrontar consciente de las dificultades pero desde la tranquilidad, con el impulso de incautas ilusiones y mucha perseverancia. Ningún esfuerzo será en vano y sólo desde el corazón seremos capaces de luchar por nuestros sueños…

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
OLYMPUS DIGITAL CAMERA

ALGO DIFERENTE – Eva Terrado – 26/01/2016

ALGO DIFERENTE – Eva Terrado – 26/01/2016

Eva.

La primera mujer. La definitiva. La que llegó a mi vida sin pecado y con una sonrisa que paralizaba el mundo. Con Eva, aquella frase de Kalo… “yo te cielo”, cobra un inmenso poder. Tan inmenso a veces que desemboca al sinsentido más caótico y hermoso que jamás hayáis podido imaginar.

Hay seres amantes de vida: que abren los ojos y se sienten nativos de un mundo donde otros aportan guerras y locuras de remate. Sin embargo, ella destila todo ese horror y saca confeti con brillo. Eva habla y la Antártida vuelve a ser virgen. Eva escribe y la tierra es fértil. Eva sonríe y vibran todas las cadenas de ADN.

Porque Eva se define en unas letras. Las que respira y expulsa hacia afuera en un trabajo de fotosíntesis brutal. ¿Sabéis de ese amor que se puede decir con los ojos? ¿Sabéis de esa fraternidad fuera de límite que se alimenta sola? Si sabéis, entonces percibiréis que yo a Eva la amo. Con ese amor que siempre va más allá y también más acá, que une los hilos y filamentos de todo lo que existe. Como la primera mujer. Como la definitiva.

Votad. ¡¡Y amad a todo trapo!!

 

 

El universo ha querido que colabore. No es que yo no quisiera, pero no soy de escribir…, no suelo tener la inspiración necesaria para hacerlo.
Espero que sirva y, sobre todo, ayude.
Mil millones de infinitas  G  r  a  c  i  a  s
 ALGO DIFERENTE
 
No tengo nada nuevo, nada que no se haya dicho a lo largo de la vida. Pero tengo ganas… muchas ganas de muchas cosas: de vivir, disfrutar, compartir, de querer…
Creo que cada día que pasa tenemos la capacidad y posibilidad de experimentar algo tan distinto del resto de los días que, aunque lo llamemos rutina, nunca lo es. No hay dos personas iguales. Y tampoco hay dos momentos gemelos.
Por eso, una de las cosas mas importantes que una persona (considero) nunca debe dejar de hacer es atreverse, dejando atrás miedos o inseguridades. Porque nunca sabes qué está por venir o qué hubiera sido si. Lo que tenga que ser será, sí, pero tu tienes que poner de tu parte para que algo, si es que lo quieres, suceda.
Hay varios tipos de cambios a lo largo de un día, un mes… y muchos mas si hablamos de duraciones anuales. Cambios físicos, personales, profesionales.
La vida es un continuo cambio, todos lo sabemos, pero muchas veces no somos conscientes de esos cambios hasta que alguien te lo hace saber, te lo enseña y te lo demuestra.
Aceptar un cambio no es fácil, y menos adaptarse a él. Somos seres acostumbrados a una rutina y los cambios nos asustan; no es malo, pero tampoco nos gusta puesto que nos supone un esfuerzo mental y anímico. La rutina muchas veces nos convierte en seres tan monótonos que podemos acabar aburridos.
Por suerte no estamos solos, nunca lo estamos. Aunque te escondas del mundo, siempre hay alguien a tu lado, alguien que te lleva en su pensamiento y eso nos da fuerza para seguir y afrontar cambios, o atreverse a dar un paso hacia algo nuevo, algo diferente.
Me encantan las personas, las de siempre y las que vienen. Hasta me gustan las personas que se que están por llegar, aunque todavía no sepa quiénes son o qué me aportaran en mi vida. Si crees en el destino y en lo bueno que éste te va a traer, ¿no tienes ganas de que llegue ya ese cambio? ¿No te apetece atreverte a vivir el resto de tu vida y encontrar lo nuevo que el futuro te tiene guardado?
Disfruta el hoy, el ahora, e intenta hacer siempre algo nuevo. Algo que haga este día especial y te sientas orgulloso de como has vivido TU día, porque has conseguido hacerlo tuyo y sentirte feliz.

QUE TU BRILLO PUEDA MÁS QUE TUS SOMBRAS – Laura Chica – 25/01/2016

QUE TU BRILLO PUEDA MÁS QUE TUS SOMBRAS – Laura Chica – 25/01/2016

¿De qué crees que se compone la vida?

 

Yo creo que de causalidades.

Tú aportas (lo que sea) y una fuerza más poderosa te corresponde con lo que hayas lanzado… pero multiplicado por ciento.

Quizás much@s creáis que esto es una ñoñería barata sacada de algún libro de superación. Pero no: no hay mejor libro que abrir los ojos por la mañana y cerrarlos – con tranquilidad – cada noche.

Todos, algunos con más suerte que otros, hemos vivido momentos de intensa pena, angustia y debilidad. Etapas oscuras que relatan después el poderío y la grandeza que podemos llegar a justificarnos. Nadie nos enseña cuando somos chicos a sacar la cara B de estos rompecabezas. Aunque, como en toda moraleja, hay un “pero”: si somos ingeniosos, te las resolverás para darte de bruces con tu lámpara. Y si eres capaz de lustrar la lámpara, el genio (que se llama exactamente como tú) sale hacia afuera y te concede lo que necesites. Pero tienes que atreverte a dos cosas: ser tu propio lazarillo y remendar la lástima.

Así es como nacen los héroes y se desvanecen los cobardes. Todos nacemos valientes, aunque la maravilla de serlo se nos vaya olvidando con cada queja, cada escama y cada luto. Nunca es tarde para contrarrestarlo. Y para eso, sólo un objetivo: brillar.

Hoy es mi paisana Laura Chica, ese corazón engarzado en esa comestible cara, la que ha dado el sí quiero al blog. Es entrada regalada, por lo que no será votada. Sus palabras son un extra de luz para el libro más increíble de este 2016. Deseo que te guste. Aunque sé que ese deseo ya lo tengo concedido…

 

 

 

Me gustaría regalarte uno de los textos que mas me ha gustado escribir. Léelo. Es tu libro, hazlo a tu gusto 🙂

 

mentalidad-del-exito

QUE TU BRILLO PUEDA MÁS QUE TUS SOMBRAS

 

A veces somos egoístas. Nos comportamos como seres individuales, sin ser conscientes de la influencia que tenemos en las personas que nos rodean. Sin pensar, sin sentir, sin hacer. Nos escondemos de los demás, pero también de nosotros mismos. Y, ¿sabes qué?

 

Todo aquello que no te dejas ser, se lo estás quitando a los demás.

 

Las personas necesitan de ti, de tu talento, de tus emociones, de tu grandeza.

Y tú también.

Eres grande. Y tus miedos te hacen pequeño.

Tienes miedo de SER tú, de verdad, con tus luces y tus sombras, con tu luz y tu oscuridad. Tienes miedo de ti, de tu grandeza, y de reconocer el inmenso poder que sabes que tienes sobre tí mismo. Y sobre el universo. Porque cambiándote a ti mismo, cambiarás una parte del universo. Así de inmenso es tu poder.

 

Todo lo que eres se lo estás regalando a los demás.

Brilla.

Déjate ser.

Regálate a los demás.

 

 

¿Acaso has venido a este mundo para sentirte pequeño?

BRILLA.

Eres una estrella.

Las estrellas iluminan a otras estrellas que han perdido su luz. Si te permites brillar, ayudarás a otras personas a volver a encontrar su luz, su sentido, su esencia. Al no permitirte brillar, también le quitas la luz de otras personas, impidiendo que se reflejen en ti… injusta decisión.

Por eso brilla…

Para brillar necesitas permitirte ser lo que eres, sentir lo que sientes, y pensar lo que piensas. Busca tu coherencia y déjate ser, aléjate de tus juicios y aprende a amarte como eres, aceptarte como eres, para poder brillar. Brilla. Sin miedo, sin excusas, sin barreras. Siempre con gratitud ante la vida por regalarte lo que ERES hoy. Y lo que llegarás a ser mañana. Porque tu vida es un regalo, y depende de ti aprender a brillar.

Nunca encontrarás otro momento para brillar mejor que hoy.

 

Que tu brillo pueda más que tus sombras.

 

 

Laura Chica
Psicología, Coaching, y Desarrollo del talento.

INTRÉPIDOS – Teresa Mayorga – 20/01/2016

INTRÉPIDOS – Teresa Mayorga – 20/01/2016

Forajidos. Rebeldes. Fuera de la ley… intrépidos.

Hay tanto por crecer en ese término, ¿verdad? Es como si a veces nos tachasen de cabezas locas, cuando lo único que uno busca al vestirse así es romper con sus propias reglas caducas. Que puede que también sean las de los demás… pero eso es creación. Y la creación siempre (siempre) trae algo bueno de la mano. Aunque nadie sepa cómo gestionar a ese bebé que germina como una idea o un proyecto. Aunque nos saque de quicio y nos lleve de cabeza.

Lo generoso son las acciones emprendidas, no las que por ni empezar, acaban agotadas. Lo generoso es desmelenarse de vez en cuando, pecar de incautos, acabar con los mitos o incluso crear unos nuevos.

No hay reputación que se pierda por subirse al corcel y ser el mayor de los intrépidos conocidos. Al fin y al cabo… alguien tiene que empezar a abrir ese nuevo camino que parece que nos desboca, pero que, paradójicamente, sólo nos está recolocando.

Me ha maravillado la intrepidez de Teresa. Seguiré su consejo, su visión y sus grandes verdades. Ahora es el turno en que tú le votas. =)

 

Es la primera vez que saco algo mas allá de mi pequeño mundo y es todo un poco loco porque yo no sé si da el nivel de participación, pero bueno…¡Ahí va! ¡Gracias mil por la posibilidad!
Me decía una amiga hace poquito que después de una profunda reflexión había concluido que lo que mejor hacía ella en esta vida es pensar. Yo sonreía identificada y me justificaba respondiéndole que pensar también es vivir. Sin duda alguna.
Pero luego después, a la hora de los honestos, me recuerdo que vivir es más. Es jugarse la mano a un solo número, es quedarte en una ciudad descartando otras dos que jamás pisarás. Es enarbolar una bandera si comprender del todo qué significa sólo por la emoción de verla ondear. Es sentir una ostra deslizarse por tu garganta la primera vez, es un hacer un gazpacho sin llamar a mamá. Es escribir cuatro palabras y sin pensar si quiere qué estás haciendo, pulsar el botón de enviar.
¡¡Espero que os guste!!
INTRÉPIDOS

Tengo tendencia al mareo. Paso de resultar una persona de aspecto amigable a reavivar tus terrores infantiles si tienes la ventura de cruzarte con mi espectro después de un trayecto complicado. Siempre que transito por una ruta de las llamadas pintorescas (ya de partida esas dos palabras juntas despiertan en mi estómago auténtico pavor) requiero de los cinco sentidos y a veces hasta de un sexto para no convertir la travesía en el fin prematuro del día. Que no estamos para desperdiciar horas. Y es que el ejercicio exige toda mi concentración para acometer la ingente cantidad de tareas que se me vienen al tiempo: Exactitud en la dirección del volante (por supuesto conduzco yo, si no, ni empezamos a hablar de acercarnos a ese pueblo en la Alpujarra), el cálculo de la velocidad óptima en las curvas, el cambio de marchas correcto, por lo que tengo que estar atenta al sonido del motor. Mantener la mirada en un punto fijo (lo dicen los bailarines), elegir el punto fijo correcto para no descuidar dónde queda el precipicio, estar al loro de la conversación en el coche, que soy una mujer, y forzar la sonrisa mientras instigo a mis acompañantes a que no pierdan de vista el paisaje, porque debe ser espectacular. Y pintoresco, por supuesto. Ya me lo contarán luego, porque mirar no puedo, bastante tengo con respirar.

 

Aun así con todo este trajín no puedo evitar pensar en quién fue el primero en atisbar aquel paraje. Quién ideó ilusionado la sinuosa salida que rodeando la montaña abriría la prosperidad del pueblo en dirección al sur. Quién fue el concienzudo capaz de vencer la resistencia aldeana y carca y contempló terminada al fin, tras más de quince años de desconfiados dictámenes, miradas incrédulas y algún que otro infortunio, la carretera por la que hoy mismo, con mis cinco sentidos encendidos, casualmente circulo yo. Si, lo sé, lo más seguro no ocurrió así. Que no es más que la secuela de un camino de paso animal, que no sería un hombre, sino varios, y que fueron las máquinas con la ayuda del tiempo las que la modelaron, pero en mi cabeza las historias adquieren siempre cierto brillo épico. Prefiero pintarlas así. En cualquier caso, en obras de esta envergadura, estoy convencida de que hubo alguno de ellos: Un loco, un insensato, un imprudente. Uno de esos a los que puedo clasificar con uno de los adjetivos que más me gustan, y es pura envidia: Un intrépido.

 

Un intrépido es ese que grita con su vida lo que a ti te cuenta tu conciencia bajito por las noches. El que te explica que después de un rato mejor un all in porque las miradas oscuras tras cristales ahumados en realidad sólo esconden eso, humo. Total, si pierdes la mano qué más da, tampoco es la primera vez que te toca cambiar fichas. Mejor gastar lo que te queda en comprar oportunidades que aguardar el momento perfecto, ese que no va a llegar. Que vayas con todo, sí. O que te vayas del todo si no. Que yéndote igual no te encuentras, pero estudiarás la vida en morfologías distintas y tu tez perderá el color del pánico. Y con suerte el de la vanidad. O tal vez te anime a que te quedes. A que arregles el porche, que plantes un huerto, que cierres la puerta por dentro, que la restaures también a ella en un abrazo mientras le deshaces los rizos y pruebes a inventarte el mundo en el salón. Pero que optes, que no bloquees el paso. Que la indecisión es un lúgubre lugar donde habitar.

 

Un intrépido toma una opción y camina y se deja el aliento en su insensatez. Está loco si, pero no más que tú. Pocas cosas son más irracionales que el miedo. Y su proyecto al menos adquirió la fuerza de lo tangible, fue algo más que un bosquejo en un papel.

 

Los envidio y me seducen. Como seduce lo desconocido, lo que tiene el olor del desafío. Su insolencia me cede el turno de palabra. Me coloca en el atril. La siguiente en escucharse tendrá que ser mi voz. Y sí, es cierto que está todo dicho pero hay un matiz, que aún no sonó con mis graves.

 

Intrépido, etimológicamente que no tiembla. Y pensaba hoy, qué paradójico, que yo lo que quiero es tener uno de ellos alrededor. Sentir el vértigo y temblar, incluso hasta marearme.

 

yo

 

 

DE NUEVO DATE UNA OPORTUNIDAD SIEMPRE – Amparo Montero – 19/01/2016

DE NUEVO DATE UNA OPORTUNIDAD SIEMPRE – Amparo Montero – 19/01/2016

Cuánto hay en lo que no se ve. Cuánto existe en lo que no se palpa. Cuánto se cuela en los espacios que parecen en blanco.

Me refiero… cuánto se aprende en lo que damos por hecho y en nuestro día a día. Porque cuando, de repente, nos toca hacer el salto del ángel sin mucho para pensarlo, hay una especie de “mata-hari” que sale por entre los surcos y se apodera de nuestro relieve. Y ahí nos vemos, en frente del abismo, sin pánico, sin terror… sólo con un respeto inusual por lo que parece que llega. Sin presentaciones formales. A puerta fría… Pero con toda la energía necesaria para saber que mientras saltamos, las ideas vendrán solas y con ellas podremos amortiguar la caída.

Siempre, siempre, la corazonada es la respuesta.

Siempre, siempre, hay que volver a empezar. 

Y si no, que se lo digan a Amparo. Con esa luz de esperanza, va el texto de hoy directo a tus ojos. Lee, salta. Vota. 😉

 

 

Hola Rocío.

Soy Amparo, te he conocido a través del face de Merce, y me parece una iniciativa preciosa.
Soy una escritora desde pequeña innata, no soy nata, conste, me gusta “plasmar” y necesito comunicar, nada más; pero lo que lleva Merce y conlleva, como es este caso que llega hasta mi face tu publicación, merece “atreverse a más”,así que te mando mi escrito.
Espero que os guste.
Mucha suerte.

DE NUEVO DATE UNA OPORTUNIDAD, SIEMPRE.

Te toca a ti. Ahora empiezas tú.

Levanta de esa cama redonda que hiciste con tu vida de giros de ida y vuelta,  sin querer salir. Ahora eres tú. Tan solo, como el único vivo. Como el único que necesita encontrar qué se perdió, dónde tuvo tu piedra lugar para anclarte en el tiempo cuando las horas pasan y el tiempo solo está ahí, esperándote, como a uno más. Ese tiempo que se llena de historias, nuevas y anteriores, ganadas y perdidas, para seguir andando.

Deshaz  tu cama redonda,  aunque te llene de deseos insatisfechos. Mira lo real de tu cuento y hazlo verdad.  Llénalo de colores e ilusiones, de mimos, de abrazos, de belleza… y solamente, disfruta.

Y si piensas que algún día querrás o podrás volver a tu aposento de sueños, sabrás entonces que tú también soñaste despierto, envuelto sin sábanas, solo con tu vela de viento. Que tú puedes ser feliz tanto de risas como lamentos.

 

De nuevo date una oportunidad siempre.

 

Amparo Montero Perdones

“Prefiero ser a venderme”…pero sé que es por escuchar a J.M.Serrat

 

 

COMO EL TORRENTE SANGUÍNEO – Samuel Merino – 15/01/2016

COMO EL TORRENTE SANGUÍNEO – Samuel Merino – 15/01/2016

Una enfermedad, condiciona. Sobre todo esas que se las ingenian para quedarse un tiempo (a veces mucho, a veces siempre) en el carné de identidad. Esas enfermedades nos ponen como deberes el que tengamos que inventarnos un modo, el que sea, de no caer en la trampa sucia de la falta de fe.

Porque la fe mueve no sólo montañas; también a personas que buscan las heridas para poder poner sus tiritas de amor. Seguramente la comprensión, la empatía y el espíritu de lucha pueden más que las garantías de unos fármacos. Porque estos mitigan el dolor de los cuerpos, pero aquellos alivian el peso moral que lleva de serie muchas noches en vela… Una enfermedad condiciona, pero nos empuja a la necesidad de aprender a vivir con los ojos llenos de todo lo que se pueda embestir con la mirada. 

Los hospitales se llenan cada día de historias. Historias anónimas que nunca salen a la luz, que se quedan entre sus muros. Cada planta, cada paciente, cada familia, es una oportunidad de mostrar el apetecible cosmos del que se inundan los pasillos de aquellas salas… Nunca vi más amor en un lugar que los años en los que el cáncer de mi padre o mis horas de quirófano nos hicieron pasar por allí. La segunda casa de muchos no tiene vistas al mar ni a la montaña: huelen a medicina y a comidas sin sal. Y en aquellas casas de obligado paso, por norma, de algún modo, hacemos crecer la familia. La que nos llega en las salas de espera y en las líneas que van uniendo las vidas y lazos de unas personas con otras.

Hay un torrente de amor que Samuel conoce de sobra. Y hoy puedes hacerlo tuyo. Ama cada gota. Vota si lo deseas después…

 

Me llamo Samuel y soy de Galicia, concretamente de un pueblo muy cercano a Vigo que lleva por nombre un monosílabo: MOS. 🙂 No se me da muy bien esto de venderme, pero os explico por qué me encantaría que incluyeseis mi pequeña aportación en vuestra obra.

Más allá de motivos de carácter personal como alimentar el ego (que no es lo que me mueve) o ver mi obra publicada en algún lugar (que tampoco me motiva ya que escribo por corazón y no por profesión), os envío este texto porque la causa lleva nombre de enfermedad.

Padezco una enfermedad que hace un año me diagnosticaron ya como crónica por el fracaso ante muchos intentos de recuperarme. Sufro de Anorexia Nerviosa desde que tengo 21 años (acabo de cumplir 33). Sé que no es comparable, ni mucho menos. Pero al mismo tiempo creo firmemente en que con las enfermedades pasa como con las personas: se las juzga sin conocerlas. Y como se haga un mal juicio de entrada no se le da una oportunidad. Yo llevo tiempo intentando convencerme de que puedo vivir con esto. Que es crónico pero no incurable.

En el caso de la leucemia, algo parecido -por favor, no se me mal interprete-. Lo que quiero decir es que es muy necesario disponer de todos los medios posibles para conocer las enfermedades: desde las llamadas raras, o las que no son raras pero en las que se ha avanzado poco por falta de medios.

Por suerte, mucha suerte (casi diría fortuna) no tengo en la familia ni entre las personas  que quiero y me quieren a nadie con Leucemia. Pero la enfermedad en otras variantes se ha cebado con mi familia, y con la enfermedad a veces llega la incomprensión (además del desconocimiento, la impotencia, la sensación de soledad…).

Sin más, yo aporto mi grano de arena (muy pequeñito y con toda la modestia) porque este texto es UN CANTO AL NO CLAUDICAR. Todos lloramos, pero debe llegar un momento en que decidamos dejar de llorar, ni ESE segundo más.

Un fuerte abrazo.

 

 

COMO EL TORRENTE SANGUÍNEO

 

Los hay que lloran a mares. Los hay que lloran a torrentes, como el sanguíneo, hay quien llora siguiendo las instrucciones de Cortázar, “dejando de lado los motivos”, y lo hacen tal y como él lo dice en sus “Instrucciones… Sin que el llanto “insulte a la sonrisa con su paralela y torpe semejanza”. En mi caso, es el río la medida de todos los llantos. El mar es escandaloso, bravo y bruto -aunque sepa mantenerse en calma si así lo quiere-. Tiene esa capacidad. El río, por la contra, es de un fluir constante, unas veces rápido, lento otras …

Observando un río, cayó en la cuenta Heráclito de que todo fluía, de que nada permanecía.

Pudo haber visto este señor cómo es mi llanto para darse cuenta de que todo fluye.

Pudo haberse parado ante mi rostro y pensar lo mismo porque yo tengo un río como medida de todos los llantos.

Tal vez le confundiese, por momentos, la sequedad de mis ojos, pero se habría dado cuenta al segundo, – porque todo fluye, y más, el tiempo – de que en seguida las cataratas volverían a dejarse caer libremente. Que lo que creía una detención del flujo y una caída de su teoría era, solamente, que cuerpo adentro, andaba mi 70% de agua, envuelto en un remolino, intentando rescatarte del acantilado de mis pestañas inferiores, porque me niego a llorarte ni un segundo más.

 

Samuel Merino (Hace 25 semanas)

IMG_0051