Las despedidas, duelen. Sobre todo si van sin post data. Las despedidas, la mayor de las veces por inesperadas, taladran algo más que la cabeza. Las volátiles, son de digestión fácil. Las otras, las que vienen como dardos al cielo de la boca, ningunean. Agujeros en el alma. Que todo pasa y todo queda, dice el poeta… Pero en el transcurso del paso, el recuerdo hace llagas. 

Aunque puede que el bálsamo de Javier os sirva. Beban, lean y voten.

 

 Dice un fragmento de mi zarzuela favorita: ” ¡Felices los desterrados que encuentran en su destierro, para el dolor de una ausencia, el bálsamo de un recuerdo!”. Todos, en mayor o menor  medida, sufrimos durante nuestra vida el dolor de una ausencia, pero la mejor manera de luchar por esa ausencia es mantener vivo su recuerdo.
Este poema es mi granito de arena ante este proyecto contra la leucemia infantil. Ya con escribirlo me basta, si ya llega a formar parte del libro pues estupendo, pero para mi, lo importante es participar.

EL BÁLSAMO DE UN RECUERDO

Miradas queriendo ser amantes,
amantes disfrutando sus miradas.
Corazones en busca de instantes,
recuerdos en las almas visitadas.

Unos ojos que se encuentran por el mundo,
un anden de transito vacío
se conduce solitario y vagabundo
el amor que lleno está de frío.

Una sonrisa que ilumina la mañana
es lo que este hombre busca,
lágrimas otras veces, que abren la ventana
y el firmamento infinito con alas surca.

Dulce sentimiento, nunca absurdo
siempre amigos contemplando su vejez
es el bálsamo de un recuerdo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s