Avanzamos a destajo la mayoría de nuestro tiempo. Hacemos barato lo efímero y gastamos mucha energía en ir consiguiendo lo que disfrutaremos en el futuro. Un futuro que nunca es como pensamos porque se desdibuja con soplos de aire. Nos convertimos en eternos pesimistas cayendo en la trampa de que la dureza y los raspones son los únicos que dejan mella. Las huellas se fabrican. Los sueños nos suplican. Las verdades caen en saco rato. Y prostituimos tiempos muertos.

Hasta que te arrancas la venda, viendo por primera vez el mar, la verdad de las olas y también la de las cosas. Sólo entonces te enrocas, bajas la guardia, tomas  el impulso, el aire y los deseos y decides que vas a por todas. Sabiendo de una jodida vez lo que quieres.

Vota. Quiere. Y lee a Eva…

 

Me es complicado venderme, prefiero mostrarme.

 

LO QUE QUIERO

Llegaré rota, con la respiración alterada, con la mente chispeante y con la sensación de que mi corazón, a fuerza de latir tan fuerte está creciendo.

Amanecerá una tarde, dejarán de anochecer las mañanas y le pondré mi nombre al tiempo.

Aquí estoy, después del carrerón para alcanzar las buenas metas establecidas, un trabajo estable y seguro, una casa, un coche….., sin aliento llegué a las buenas metas que me indicaron, eso sí, no me preguntéis por el camino, miro desde “arriba”, o desde el “final”, y no recuerdo nada…, me confundieron y dejé que me confundieran.

No se puede recuperar el tiempo, eso sí, ahora estoy dispuesta a disfrutarle desde este preciso instante, escucharé, pero ya no hay mantras ni dogmas de fé, no hay nada más válido que lo que me valga y me haga disfrutar, asumiendo mis responsabilidades, pero no permitiendo que sean condenas.

Necesitamos más arte, más cultura, más música, más teatro, más cine, más expresiones nuevas. Necesitamos crecer, y al pedir para nosotros no restar al prójimo, y que el prójimo sea capaz de lo mismo sin denostarnos, librarnos del miedo y llenarnos de pasión.

Quiero enseñar a mis hijos que el valor de las cosas  es el que uno mismo les da, a no tener miedo a ser ellos y que la confianza en ellos mismos debe partir de su interior, que no hay mejor reconocimiento que el de uno mismo, el bienestar que les producirá atreverse y sentirse plenos, que puedan sonreír y sonreírse

No quiero volver a perder mis principios para llegar a un buen fin.

Y  que cada noche al irme a descansar saber que mis días son como el agua, … días de lluvia, de tormentas, de brisas, de duchas frías y de baños calientes, algunos como charcos llenos de barro, días mares templados con cielos indescriptibles, ser como el agua que se renueva con la capacidad de volver a ser transparentes y frescos, deliciosos. Y que cada noche amanezca  y que las mañanas no anochezcan.

Así os quiero y así me quiero, incondicionales de la ilusión, entregados a vivir nuestra única vida que tiene que ser preciosa, efervescente, que la emoción sea la que nos modifique la respiración y no la angustia.

Quiero todo esto, y de lo que no quiero. Nada.

 

QUIERO QUE LO LEAS DIEGO índice

Anuncios

7 comentarios en “LO QUE QUIERO – Eva Becerra – 10/12/2015

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s