Hablar de Eva es hablar de ternura. La niña traviesa que todos querían en su pandilla. Los ojos almendrados de los que se enamoraban los chicos del cole. Porque Eva es sólo una niña que creció, con toda la sabiduría, y optó por quedarse a medio camino entre lo que nos cuentan que es la verdad y lo que verdaderamente es nuestro cuento. Así de fácil es meterse en su mundo. Esto que hoy llega el blog es sólo un pedazo. ¡Imagina el resto! Aún flasheada por la conversación, os la dejo para que votéis… y sonriáis… 

 

Hoy es de esos días de la semana en los que tengo 24h para mi sola porque tú no estás ¡¡y las apaño echándote de menos!!.
Ví  “la llamada a la escritura del amor”, y fue la excusa perfecta para relatar una de tantas anécdotas que tenemos, y que quedan solo para nosotros. De esas que si no las escribes algún día se perderán en un rinconcito de la memoria, ¡y quien sabe si las encontraremos otra vez!
Hoy he querido ser generosa y compartirla con quienes tienen escondida alguna anécdota parecida y ayudarles a recuperarla, o quienes no sepan lo que es tenerte a mi lado. Porque eres puro amor, y el amor merece ser compartido, con recaditos o sin ellos 🙂 Te amo, hijo mío.

 

 

RECADITOS

 

– Mamá, ¿de dónde vienen los niños?

– Anda, quítate la camiseta y métete en la bañera.

– ¡¡Pero mamá, ¿que de dónde vienen los niños?!!

– ¿Los niños?

– Que nooo, los MI-NIONS…

– ¿¿Los Minions?? ¡Yo qué voy a saber de dónde vienen los Minions,… yo sé de dónde vienen los niños! Si quieres, te lo cuento. Esta noche me entero de dónde vienen los dichosos Minions y mañana te lo explico de camino al cole.

– No hace falta, mami: yo ya lo sé.

– ¿De dónde vienen los Minions?

– ¡¡¡Que nooooo!!!, que yo sé de dónde vienen los NI-ÑOS.

– ¿Y de dónde vienen? ¡A ver!

– Pues cuando hay nubes en el cielo, están llenas de “niños bebés” que esperan a que unas personas mayores les llamen para “ser hijos”.

– ¿Y qué pasa después?

– Aparecen en la tripa de una mamá, que crece y crece, hasta que salen por el ombligo.

– ¿Y tu saliste por mi ombligo?

– ¡Claro mamá, tu ombligo es una puerta que se abre cuando hay bebés dentro que quieren salir!

– Qué bonito eres… Vamos, cariño, la camiseta.

– Pero mamá, si el cielo está lleno de bebés que van a nacer ¿por qué hay niños que se mueren?

– Los niños que se van siendo niños, lo hacen porque han venido a hacer un recadito rápido de amor.

– ¿Para que sus papás y sus mamás se pongan muy contentos?¿Y sus amigos y abuelos, también?

– Claro, ratoncito. Tienen amor para todos ellos.

– ¿Y después, a dónde van?

– Vuelven al cielo para cuidar de los “niños bebés” que todavía no han nacido, y enseñarles a hacer recaditos de amor. Algunos recados son por mucho tiempo, y otros menos… Pero siempre van llenos de amor.

– ¡¡Ah, ya sé!! ¡¡Por eso el corazón hace “pum, pum” , porque está lleno de amor que quiere salir para hacer recaditos!!

– Mi niño… ojalá tu recado de amor dure toda mi vida.

 

Eva & Alex

IMG_7904

Anuncios

4 comentarios en “RECADITOS – Eva Liljestrom – 17/11/2015

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s