Qué bonita la vida. Y los quiebros y requiebros que se nos cuelgan como asignaturas pendientes. Las vueltas, las calles sin salida, los callejones y las plazas que quizás nos descubre para, de repente, llevarnos al punto de partida. En un lugar donde somos más nosotros, más fuertes y también más flexibles. Como hijos de un bambú sano que ahora sí sabe acomodarse al viento, la furia o el sol. Ceci asume que el amor y esos giros de tuerca a veces se dan la mano. Nos lleva por los caminos que no tienen horizonte, al menos no para nosotros. Y, antes del “The end” de la película, llega el final feliz. O el comienzo feliz. Porque todo al fin y al cabo es un incesante punto de partida.

Viajen y voten. Es el turno de ustedes, camaradas.

 

 

Soy una mujer de 32 años, casada, con dos hijos y una hija en camino. No soy buena vendiéndome, la verdad, pero sé que quien me conoce puede decir que soy una persona a la que le gusta ayudar a los demás, trabajadora y a veces con la cabeza en las nubes. Me gusta sorprender, soñar, la creatividad y, sobre todo,  escribir. La falta de tiempo es mi handicap pero sé que la vida da muchos momentos de felicidad, que son precisamente los que hacen que el tiempo vuele.

 

TERMINAL NÚMERO DOS

Las 21:20 .

El reloj del coche adelantado 6 minutos me indicaba la hora de llegada. Decidí dejarlo aparcado lo más cerca posible de la terminal número dos por si me arrepentía y quería salir corriendo de allí.  Mi corazón latía a mil por hora. No era consciente de lo que estaba haciendo o quizá sí. Solo sabía a ciencia cierta una cosa: deseaba verlo. Ardía en deseos de verlo aparecer por aquellas puertas.

Bajé del coche y me resbalé. Volví a sentarme con la puerta abierta. Me miré en el espejo del parasol. Tenía el rostro encendido y en mi cara se dibujaba una sonrisa envuelta en felicidad. Muchas semanas esperando ese momento y no era capaz de controlar mis movimientos. Me descalcé los tenis y me puse los zapatos de tacón. Observé mi reflejo en el coche y no me vi tan mal. Agarré el abrigo y me lo puse sin llegar a cerrarlo; aunque hacía frío, mi cuerpo estaba en explosión.

Me dirigí al ascensor y localicé nerviosa la planta de llegadas. No había espejo. Caminé hacia la terminal con paso firme y el pelo alborotado por elviento.  ¿Qué es lo primero que iba a decirle? A medida que avanzaba empecé a notar que mis piernas no reaccionaban y mi cuerpo empezaba a temblar. No sé si era el frío o la situación, el caso es que me detuve. Miré a mi alrededor. Había poco movimiento de viajeros y eso me tranquilizó un poco. En el reloj, las 21:29. Estaba a punto de llegar.

“¿Espera mi presencia?” Seguí intuitivamente hacia la puerta y entré. El  marcador decía que el vuelo había aterrizado diez minutos antes de lo previsto. Eso me daba poco tiempo para reaccionar… Escudriñé a través de los cristales que separaban las cintas de equipajes y la sala de esperas. Y lo vi. De espaldas, pero sabía que era él…

Volví a temblar.

No miró hacia donde estaba y no me vio. Quizá no esperaba verme. Quizá aún no creía en mi promesa. Me acerqué a la puerta y el corazón se me iba a salir del pecho. Iba consultando su móvil y pasó por la salida. Entonces me vio. Su rostro cambió. Su seriedad se volvió sorpresa y su sorpresa alegría al verme. Se acercó donde estaba sin dejar de mirarme sorprendido y dejó caer suavemente la pequeña mochila que llevaba al hombro. Ahora estaba con las manos libres. Dudé un momento pero él no. Se acercó a mí y me rodeó con sus brazos atrayéndome hacia él. Noté el calor de su cuerpo y me rendí.

Su perfume me llevó años atrás, donde sus besos eran para mí y sus abrazos me protegían…

 

unnamed (1)

Anuncios

Un comentario en “TERMINAL NÚMERO DOS – Cecilia Gómez del Pino – 15/11/2015

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s